6 de mayo de 2015

El Cuscalacho.

Hoy conocí al Cuscalacho. Cuando Sabela, caminando con mucha chulería por el pasillo y levantando primero un hombro y luego otro, me dijo "Mira Mamá, así anda el Cuscalacho", pensé que, como muchas otras veces, hablaba de algún conocido animalillo pero sin acabar de atinar con la pronunciación de su nombre, como cuando me hablaba del "Conio" (Unicornio) o del "Tetemón" (Hipopótamo). También pudiera ser que se tratase de la extraña mezcla entre dos bichejos existentes, del tipo Cucaracha + Carracha (garrapata en gallego), que sumado a su costumbre de pronunciar L en lugar de R diese lugar al extraño nombre, como cuando fusiona el Ratón + Campeón de "Susanita tiene un ratón" y canta  "Y sueña que es un RatónPeón".

Pero no, esta vez se trataba de un ser totalmente fruto de su desbordante imaginación. O eso espero, porque, tal y como me lo describio, como un día me encuenntre con un Cuscalacho, muero de un infarto. 

Según dijo (y fielmente trato de ilustrar) el Cuscalacho es, efectivamente un animal. Un animal ¿pequeño?, todos pensamos en un pequeño bichillo. Pero "Noooo Mamá, el Cuscalacho es un animal enooooorme". Además se parece a un león. Pero solo tiene dos patas. Y es tooodo, toooodo rosa (como no). Lleva un sombrero de lunares (¿?) y, como ya comentábamos, anda levantando primero un hombro, luego el otro, a la vez que se menea hacia los lados. Tendríais que verla. Y bueno, el sonido que hace, lo siento, no puedo explicarlo en letras, el sonido que hizo fue absolutamente indescriptible.

Hay que ver. Y luego se despierta asustada (las poderosas imaginaciones es lo que tienen) soñando con osos, con el miedo que da el enorme Cuscalacho.

21 de enero de 2015

Conversaciones con Sabela I


(Sale un chico negrito por la TV)

Sabela: (Emocionada) ¡Mia Mamá! Es negro.

Yo: (Sorprendida porque, aunque su mejor amigo del cole es de color, pensé que ella ni siquiera había reparado en la diferencia) Si cariño.

Sabela: Como Dani (su compañerito). Dani es mi novio.

Yo (Divertida): ¿Tu novio? (Primera vez que me dice algo así). ¿Y que es un novio?

Sabela: Dani, es un novio. "Poque" siempre baila conmigo. Tiene el pelo... (busca la palabra) ARRUGADO (Jajajaja, me meo), yo se lo toco, le hace ilusión (flipando). Y me da besitos, en los morros (dice señalando la boca), yo le digo que aquí (señala la mejilla), pero me los da en los morros. (Y se parte de risa).

Así pasea a su muñeco, Dani (como no) junto a la sin nombre "nena rubia". Más en nuestro instagram, sabelayelmundo.

13 de septiembre de 2014

Dos años después

Así luce a diario.
Sabela ya tiene dos años, y a veces me cuesta recordar como era mi vida sin ella. Como era dormirme sin rodearla entre mis brazos o despertarme sin un besito en la boca y un "Te quiero muxo Mamá, avántate (levántate)". Escoger su ropita además de decidir que me pongo yo y prepararle el "sayuno". Como era no tropezarme con motos y patinetes cuando me alejo a oscuras para no despertarla o llevar ropa sin manchas de puré o gusanitos pegajosos. Ni unos grandes ojillos preocupados mirándome cuando me hago daño o estoy triste mientras canta "Sana, sana, culito de rana", me da un beso y dice: No te "ocupes", ya pasó. Yo pensaba, ignorante de mi, que un niño de 2 años no se entera de mucho y no retiene casi nada y aún me sorprende cuando se agacha buscando un caracol en el arbusto exacto en el que lo dejamos la semana pasada o me pregunta si ya no estan las cabras y los camellos cuando, dos meses después, pasamos por el lugar donde estuvo el circo. Es increíble como recuerda quién le regaló cada una de sus cosas y como se empeña en llamar Minuca a Camola para hacernos reír aunque sabe perfectamente quién es quién. No tiene muy claros los colores, pero dice Azul Blue y Yellow Amarelo. Últimamente se niega a llevar las piernas colgando pues, según dice, hay cocodrilos, y el fin de semana pasado le encantó dormir en una tienda de "campana" en las Cíes. No teme a las abejas pero huye despavorida cuando ve una mosca. Se lanza a abrazar a los perros grandes y gigantes pero saluda tímidamente a los pequeños. Siempre observa atentamente las cacas de Rasta para saber si hace "Muxa caca" o "Caca pequeñita". Igual que a mi le encanta andar descalza, pero no tiene nada que ver conmigo en su afición por el maquillaje, pintalabios, pinta-suñas, zapatos de tacón y todo tipo de joyería plastiquera, "Dios" nos pille confesados. El otro día fue a la guardería con las "suñas" pintadas con una base rosa chicle y purpurina por encima y les soplaba y las miraba estirando la mano como la más coqueta. Es genial redescubrir el mundo a través de sus ojos y  ver como le da vueltas a un cangrejo, sin miedo a que la pellizque, para examinar minuciosamente a ese desconocido ser o el brillo en sus ojos cuando coge carrerilla para saltar con los dos pies juntos sobre un enorme charco.


Si queréis ver sus choni-suñas, saltos en los charcos y joyería variada, entre otras cosas, os invito a conocer nuestra nueva cuenta de Instagram, sabelayelmundo, aunque por el momento su carita me la guardo únicamente para Facebook.

16 de marzo de 2014

Del idioma Sabelés




Caracol: Cacallol
Pitufo: Sisupo
Me gusta: Bishuta
No me gusta: No bishuta
Spaghettis: Sopa


Cuando quiere subir dice "baja" y cuando quiere bajar dice "sube". Cuando le dices "abeja" dice "Beeee" y si le preguntas su edad levanta un dedo y afirma "Tes". Canta Cacallol, col col, saca-sol-madre. Entona una y otra vez "Antón, Antón, Antón...." y se calla para que yo diga "pirulero" pues esa palabra no le sale, pero si se ve muy apurada o no le echas una mano sale del paso cantando "Antón, Antón, Antón Pocoyó". Las motos le dan "suto" y Nemo "come mucho". Si le preguntas como hace pis Rasta se pone a cuatro patas y levanta una y cuando se rasca dice "pica carracha (garrapata en Gallego)". Para dormir se pone el "pija" y si hace frío la "bufama". En el parque persigue a las "calomas" esparciendo gusanitos a modo de cebo. Me la comería cuando viene corriendo me abraza y dice "Te queru".


12 de febrero de 2014

Asco de gente II


(Y es la Segunda Parte porque ya hubo, aunque hace mil años, una primera parte de Asco de gente).

Después de bastante tiempo sin aparecer por aquí, rompo mi silencio para soltar toda la indignación que traigo de mi paseo mañanero con Rasta y Sabela.

Hoy está lloviendo, menuda novedad, llevamos ya así dos meses sin un día por medio de tregua. La semana pasada circulaba por las redes sociales un vídeo muy guai de una niña de 15 meses que ve la lluvia por primera vez y se pone como loca. Sería imposible grabar un vídeo así con Sabela porque como crece con lluvia, lluvia y más lluvia esto es tan habitual para ella como la luz solar o los lametones de Rasta por lo que no le causa sorpresa alguna. De hecho cada mañana da por hecho (normal) que fuera esta lloviendo, y así como antes señalaba la puerta y me decía "calle, calle" impaciente por salir, ahora la señala y dice "llueve" y si, como ocurre amenudo, oye la lluvia caer con especial fuerza sobre el tejado, añade "mucho".

El caso, que ya me estoy desviando del tema, es que hoy llovía y yo paseaba con la correa en una mano, el carrito en la otra y tapada con la capucha pues no me quedan más manos para agarrar un paraguas. En estas estaba cuando se acerca un señor cruzando desde la acera opuesta y diciéndo: "¡Perdona, perdona!" ya que yo andaba muy rápido (normal, dadas las circunstancias) y como no lo conocía no disminuía la marcha. "¡Mira, perdona que te moleste!" La lluvia chorreaba por mi cara, el carrito y el perro, no suelo ser nada borde, pero pararme de charleta en la calle con este clima, ausencia de paraguas, carrito y perro es una buena molestia. "Es que cuando veo algo así" dice "no puedo evitar decir algo". Ui ui ui. "Mira, tienes que tener mucho cuidado con el perro y el bebé" Ya estamos. "Puede ser muy peligroso, nunca los dejes juntos ni tocarse" ¿Peeeeeerdón? "Sé de lo que hablo, ¡conozco muchos casos terribles!" Lo miré cara de pocos amigos y dispuesta a echarme a andar (correr) otra vez, dada la dirección de la conversación y lo harta que estoy de que la gente se permita opinar sobre la relación de mi niña y mi perro sin tener ni idea. "Mira, el perro no le va a hacer nada a la niña, ni ella al perro (aunque esta parte casi nadie se la plantea) se llevan muy bien y se quieren mucho, tengo plena confianza en ellos". "No, no", responde él, "no me refiero a que le ataque ni nada de eso, si no a que puede pasarle un montón de enfermedades graves". Entonces me reí y le dije que el perro esta perfectamente controlado, vacunado y desparasitado sin querer explicar más. "Ya, ya, pero aún así, puede pasarle enfermedades por el hocico, las babas..." Aquí ya tuve que cortarle porque no pude aguantar más. "Perdón pero soy Veterinaria (no quería hacerme la listilla ni dármelas de nada, pero no me dejó otra alternativa), sé lo que el perro puede o no pasarle, y como se imaginará, lo tengo en perfecto estado sanitario". "Ah" respondió un poco cortado "vale, vale, entonces que te voy a decir que no sepas..." Yo ya empezaba a andar otra vez cuando, aún así insistió "de todos modos ten cuidado que nunca se sabe". 

Puede que lo hiciera con buena intención, pensaréis algunos, pero me parece de muy mala educación meterse así en la vida de gente desconocida (incluso conocida). Yo veo diariamente cosas que, en mi opinión, están mal hechas, sobre todo con perros por ser de lo que sé un poco más, y no se me ocurre decirle nada a nadie a no ser que me pida mi opinión o consejo. Estaría bueno si todos fuésemos por ahí parando a la gente (en días de lluvia torrencial) y opinando sobre sus niños, perros o sobre ellos mismos.


Sabela y Rasta


  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital