14 de junio de 2010

¡Que desastre!

Hace 2 semanas nos mudamos a Ferrol.

Y durante este Fin de Semana, hemos vuelto a mudarnos a As Pontes.


¿Por qué?

Porque nuestro nuevo, bonito y acogedor piso se ha inundado.

Resulta que estaban haciendo obras en el tejado. Por lo que lo levantaron todo. Bien hasta ahí. Pero resulta que no lo taparon, por lo que, cuando empezó el diluvio universal de la semana pasada, nuestro piso (junto con los otros siete quintos) quedó anegado.

Y no es que calleran algunas gotas, no, caían chorros por todas partes, por lo que llegado un momento, ya no dabamos abasto con los cubos, con lo que tubimos que resignarnos y dejar que el agua callera sobre el suelo y los muebles (previamente tapado todo con plásticos), la pintura empezó caerse, el parquet del suelo a hincharse y levantarse, y el techo empezó a caer a cachos. Finalemente, 2 días después se fue la luz.

Aquello parecía el Titanic, con los vecinos gritando por los pasillos y corriendo por todos lados con cubos, toallas y plásticos. Todo un espéctaculo.

Después de 2 días luchando contra la meteorología y achicando agua, decidimos coger nuestras maletas y largarnos, antes de que empezaran a estropearse todas nuestras cosas.

Menos mal que somos unos chicos tranquilos y sabemos tomarnos las cosas con calma. Porque la verdad es que era desesperante, después de 2 semanas de mudanza, tener que volver con todo para allá, y encima con prisas para que no se mojara.

Asi qué, finalmente y contra todo pronóstico, acabé viviendo en Veiga (Alvarón, Gondre), en espera de que arreglen nuestro pisito, dentro de aproximadamente mes y medio (Dios mediante XD).


Ahí es nada.



El Antes:








































Después...










Asi que ahí estamos, de vuelta en nuestra casita...





La cual también tiene sus ventajas, sobre todo de cara al verano...











Etiquetas: ferrol calle almendra piso inundado lluvias obras tejado

2 ladridos:

angel dijo...

Míralo por el lado positivo Iría. De cara al verano es una ventaja enorme tener un piso con humerales de esa manera no tiene que desplazarte a la playa.

Anónimo dijo...

pos ya ves...la verdad es que es desolador lo del piso, que era una cucada!
pero la casita es una pasada!!!
YO NO VENIA A UN PISO...

Publicar un comentario

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital