30 de agosto de 2010

Una niña con bici rosa

Recuerdo el día que mi abuelo me compró la bici rosa. Era la bici que siempre había querido, tooooda toda rosa. Desde las ruedas al sillín, e incluso la cestita. La dejé en las escaleras al subir a casa y, a cada rato, abría la puerta y me asomaba al hueco de las escaleras, para asegurarme de que la bici seguía allí. Quizá no podía creerme que una bici tan grande y tan rosa fuera mía y solo mía, pues nunca había tenido semejante propiedad.

El pasado Viernes, cuando mis padres me dieron la furgoneta volví a sentir lo mismo. Y recordé el día de la bici rosa cuando me descubrí apartando las cortinas para mirar mi genial furgoneta aparcada delante de casa.



















Etiquetas: citroen berlingo blanca segunda mano bicicleta rosa niña nueva




6 ladridos:

Esteban dijo...

a matricula e faciliña e CRY ,tes unha matricula con significado,mola,ai a neniña bonita do avo

Daniela dijo...

Gracias por comentar en el blog =D
uhh que lata que te mordio un perro, son dolorosas pero como bien dices son los gajes del oficio
muchos saludos desde Chile colega
un abrazo
atte
Daniela
http://danielaveterinaria.blogspot.com

Jorge dijo...

Hola Iria: Despues de tu comentario en mi blog tuve curiosidad por conocerte. Suerte con la profesión y la vida. Un abrazo
Jorge Spinelli desde Argentina

Anónimo dijo...

http://veterinariomovil.blogspot.com/

VETERINARIO -VETMOVIL 680 929 781 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sara dijo...

Me identificó mucho tu historia. Hace poco tiempo atrás mis padres también me regalaron una Citroën berlingo y justamente era rosa. Es bueno rememorar esas historias del pasado, en el presente

Publicar un comentario

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital