1 de enero de 2011

Un Fin de Año diferente

Un fin de año diferente, como punto final de un año de cambios.

Tener guardia en el Hospital la noche de Fin de Año me cayó como un jarro de agua fría. Pero al final no resultó tan terrible, sobre todo teniendo en cuenta la gripe que me acompaña esta semana.

Haciendo balance de este año, me doy cuenta de la cantidad de cosas que cambiaron en tan poco tiempo. Hace un año estudiaba Veterinaria, vivía con mis padres e intentaba sacarme el carnet de conducir.

Hoy soy Veterinaria y trabajo como tal, me saqué el condenado carnet y mis padres me compraron una furgo, me independicé, y vivo con D en una ciudad nueva.

Ayer despedimos nuestro año de cambios los dos juntos en nuestro nuevo piso. Me dejaron ausentarme de mi guardia nocturna durante un par de horas y D me había preparado una cena cojonuda a base de cigalas y pulpo. Cenamos, comimos la uvas, brindamos y poco después me volví al trabajo.

En otras circunstancias, habría cenado con las más o menos 30 personas que forman mi familia paterna, habría dado miles de besos a todo el mundo al dar las 12, y me había largado de juerga con mis amigas hasta bien entrada la mañana siguiente.

Lo de este año fue completamente diferente y la verdad es que estuvo bien. Además cuando llegué de trabajar por la mañana, nos fuimos a la playa.

Ahora solo me queda esta noche de guardia, y el día de mañana hasta las 18:00 y estaré ante una semanita de vacaciones. ¡Ya va siendo hora de que empiecen mis vacaciones de Navidad!

Nuestra cenita de ayer



Etiquetas: fin de año cena guardia hospital veterinaria cigalas pulpo noche vieja novio pareja romantica

1 ladridos:

Anónimo dijo...

Me alegro ke todo te resultara tan bien. bikos mil y ke todo te siga tan bien (500 bikos son para D)

Publicar un comentario

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital