24 de febrero de 2011

De locos

Hace poco más de media hora...

Llega a la clínica un sujeto (conocido por Clara y por mi, como loco "inofensivo", viene amenudo, la mayoría de la veces, simplemente a charlar, contar su vida y hacer preguntas indiscretas y extrañas, nunca sabes por dónde te va a salir. El problema es que en un principio parecía un chico normal, así que lo tomamos en serio, pero día a día se fue poniendo más raro). Venía sofocado. Así que, en cuanto le abrí la puerta, se desplomó en una de las sillas de la sala de espera. Respirando muy fuerte, dijo que venía muy cansado. Tendrá 35 años o así. Bebía agua sin parar y traía un cigarro apagado en la mano.

Me pidió que me sentara a su lado a lo que respondí que no. Me quedé de pie, y bien lejos, no vaya a ser.

Dijo, vengo a hablarte de mi perro. ¿Que le pasa? Le pregunté. Hablamos durante un rato del perro, sus costumbres y sus cosas, pero no fui capaz de descubrir cual era el problema por el que venía a consultarme. No había ninguno. Obviamente, era una excusa.

Siguió como siempre con las preguntas personales. ¿Te gustan los animales? ¿Tu tienes alguno?...

Y derrepente se levanta y apuntandome con el dedo índice dice: Mírame este dedo.

Yo me eché hacia atrás asustada y luego miré un poco el dedo que me mostraba, tenía una herida, bastante grande pero poco profunda. ¿Que te parece, como está?

Y acto seguido, sin dejarme responder dijo: Es que no paro de chuparmelo. Y entonces...

Se sentó de nuevo en la silla y empezó a lamerse el dedo como un verdadero loco. Lo lamía, chupaba y mordía como un poseso, como un perro cuando le pica mucho una herida. Así estubo un rato. Yo no sabía donde meterme. Tenía unas ganas terribles de echarme a reír, pero por otro lado tenía miedo de que se ofendiera y se tornara agresivo. Así que traté de mantener la compostura.

Y el seguía dale que te pego. Fueron unos minutos largos.

Luego paró, preguntó un par de cosas más. Sobre si estaría infectado o que debería echarle. Y finalmente se fue.

4 ladridos:

Naar dijo...

hola, llegué aquí por un comentario que me pusiste en mi blog y me ha encantado tu sitio, me quedo!!
por cierto, que el mundo está lleno de locos, pero este parece de los más locos que me visto ultimamente. si sigue así, se comerá su propio dedo.

puzzle incompleto dijo...

Me he cruzado con muchas personas así, que mal rollo, nunca sabes como van a reaccionar.

Un saludo

Blog A dijo...

Que miedo .. al leerlo suena gracioso pero a mi esta gente así me da miedo, no sabes por donde te van a salir

Juan dijo...

Jajajajajajajaja, que bueno lo del dedo, estoy imaginándome al tipo y a tu cara, que bueno.
Pero hay que tener cuidado con esos chalados que un día pueden venir cruzados...confianzas las justas.

Publicar un comentario

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital