6 de marzo de 2011

Caracoles de colores

De pequeños hacíamos carreras de caracoles. Cada uno seleccionaba los suyos, marcábamos una Meta, y "echaban a correr", había que estar moviéndolos todo el rato pues a casi ninguno le apetecía ir hacia dónde queríamos. Y eso que a veces poníamos una apetitosa lechuga en la Meta para atraerlos.

Un día se me ocurrió que, cada uno de nosotros podía pintar sus caracoles de un color, para hacer el concurso más interesante y vistoso.

Cogimos temperas y pinceles y cada uno pintó sus concursantes. Quedaron monísimos. Pero los pobres nunca jamás se volvieron a asomar fuera de su concha.

Supongo que morirían intoxicados por la pintura. Todo mi gozo en un pozo.


6 ladridos:

puzzle incompleto dijo...

Pobres caracoles. Yo lo hacía al revés, si encontraba uno muerto, lo pintaba, sin ninguna finalidad.

la reina del mambo dijo...

Pobrecitos caracoles. Aunque vistosos ai que debieron quedar.
Buen domingo.
Un beso

Iria dijo...

Yo no sabía que morirían si no, no los habría pintado :(

Naar dijo...

vaya veterinaria pintando caracoles, jajajaja

mariajesusparadela dijo...

Espero que ahora que eres veterinaria ya sepas que los animalitos no son un juguete...

Magdalena Malungo dijo...

Eu tamén tiven un percance de pequena que resultou ser letal. Tiñamos na clase unha tartaruga como mascota. Todas as fins de semana un de nós tiña que levala a casa. Pois ben o fin que me tocou a min metina na bañeira toda a noite, pensando que era unha tartaruga de auga... e resultou ser de terra!:-(
Un blog moi entrañable.

Publicar un comentario

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital