14 de marzo de 2011

Lingua Longa 2

A raíz de mi última entrada Lingua Longa, recordé otra circunstancia de mi vida en la que mi incesante parloteo acabó jugándome una mala pasada

Al final de un día como otro cualquiera en el colegio, la profesora G anunció: Hoy vamos a mover las mesas y cambiarnos todos de sitio. Todos "aullamos" felices, en aquella época era algo estupendo la reubicación de sitios, pues introducía algo de novedad en las aburridas horas de clase, al tener algún "nuevo" vecino/a de mesa con el que charlar.

Entonces empezó a indicar dónde debía colocar cada uno su mesa y al lado de quién. Quedó una distribución muy ingeniosa y original. Todas las mesas pegadas unas a otras formando una L. Y dentro de la L, dos filas de tres. Todos amontonados cual piña con posibilidades muy variadas de interlocutores con los que pasar el rato....

Pero Matías y yo quedábamos sin colocar. Profesora, ¿Y nosotros? Entonces, ante nuestras miradas atónitas, cogió una después de otra nuestras mesas y, arrastrándolas las colocó pegadas pegadísimas a la suya, la de él por el frente, la mía a su lado.

Eramos por aquel entonces 15 en la clase


¿Pero por qué? ¿Por qué? ¿Que he hecho yo para merecer esto?
Y viniendo de G ¡una de las mejores profesoras y mi favorita!

Ella muy amablemente me lo explicó. Hace una semana, viendo que no parabas de hablar, te senté con I. L. (Alumna modelo silenciosa y aplicada), pero ni así, al final me la revolucionaste incluso a ella.

¿Que culpa tengo yo, si mi charla es tan interesante y amena que ningún compañero puede resistirse?

Así que, la única opción que me dejas es ponerte sola y aquí a mi lado para tenerte bien controlada.


Adiós vida social.

12 ladridos:

Sertino dijo...

Con estas cosas hay que resistirse y dejarlo para el recreo o la salida, que luego pasa lo que pasa.

Bolboreteira dijo...

jajajajaja! Así que eras de las que no se callaba ni debajo del agua :).Menuda faena.Te pasaste así el resto del curso?
Besitos

la reina del mambo dijo...

Que faena. Tienes anécdotas muy divertidas.
Un beso

rombo dijo...

Bueno, es un honor, tan cerca de la Profe, jajajaja.

puzzle incompleto dijo...

si te sirve de consuelo yo también estuve una temporada en ese sitio. Y lo que dices, adiós vida social jaja como se le podía dar tanta importancia a eso por aquel entonces... y ahora que soy yo la que me pongo en primera fila y contra más cerca mejor... aix.

Naar dijo...

¿qué culpa tengo si mi charla es irresistible? jajajajaja

R. dijo...

Me pasó lo mismo que cuentas, un día hicimos eso de cambiar las sillas ¡y me tocó al lado del profesor! Aunque, en mi caso, era porque hablaba mucho y estudiaba menos...

Biquiños!

Naar dijo...

oye, me gusta mucho el nuevo aspecto del blog. mucho, mucho, de verdad.
yo también estoy pensando cambiarlo, pero no encuentro nada que me guste. de dónde has sacado esta plantilla y la imagen y eso?? esque no sé, puse la que tengo un poco por salir del paso y quiero algo mejor, pero no me decido...
un beso.

puzzle incompleto dijo...

A mi también me gusta mucho, y eso que el rosa no me llama. Yo en cuanto tenga tiempo también la cambiaré.

Un beso

Slayer is watching dijo...

Si te sirve de consuelo, a mí me mandaban al "Rincón de pensar" cada dos por tres. La parte buena es que tanto pensar se tradujo en una vida interior muy rica. XP
Me gusta mucho tu blog, por cierto.

Sidrina dijo...

Gracias por tu comentario en mi blog, me ha encantado el tuyo he pasado un rato genial y me quedo por aqui.
Un biquiño de outra galega na terra da sidra.

JFL dijo...

Que recuerdos estos del cole. Recuerdo que cambiar las mesas de sitio o dar la clase en el patio era todo un acontecimiento..quien volviera un ratito a sentir aquello..
Un abrazo

Publicar un comentario

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital