17 de marzo de 2011

Viva la bordería

El otro día vino una señora a vacunar a su perro, un Westy. Era la primera vez que la veía , así que mientras me agachaba a saludar al perro le pregunté si era bueno. Siempre lo pregunto, por mucha cara de bonachón que tenga el perro. Porque, muchas veces vas a saludar al simpático perrito y cuando acercas la mano confiada ¡Zasca! Mordisco. 

A veces preguntas si es bueno y total, para poco sirve, porque la mayoría te dicen "Si, si, es buenísimo". Y cuando vas a tocarlo igualmente te suelta el mordisco, te gruñe  o arruga el ceño amenazante. Entonces acaban la frase: Aunque bueno, a los Veterinarios suele tenerles miedo, a la última le mordió. ¡Pues por esto pregunto si es bueno, señora!

Al final casi nunca puedes fiarte y tienes que arriesgarte a comprobarlo. Me inspiran poca confianza los perros pequeños en general, como este caso. Son los más cabrones. ¡Ai si!, que mono con su coletita, su abriguito de leopardo igual que el de su dueña y su collar con brillantitos incrustados. Monísimo, y cuando le tocas o te aproximas con la aguja se pone a chillar como un poseso, a temblar y a saltar por todas partes. Al final, acaba enseñándote los dientes. Y luego dicen de razas peligrosas. Prefiero mil veces vacunar a un Pitbull que a un Yorkshire, cierto es que si te muerde un Pitbull te hará muchísimo más daño (igual te arranca un brazo :P), pero hay infinitas más posibilidades de que te muerda el pequeño, que el Pitbull. 

Bueno, el caso es que mientras acariciaba al perrito le pregunté ¿es bueno, no?

Si, él es muy bueno, a ver lo buena que eres tu con él...

En tono borde y con mirada despectiva.

Después de subir al perro a la mesa, empecé a explorarlo (Antes de vacunar, solemos hacer una revisión general al perro, lo auscultamos, miramos la temperatura, ojos, dientes... Y hacemos preguntas al dueño para saber como va). Mientras lo examinaba iba haciéndole preguntas sobre el perro a la dueña, hasta que me contestó:

Tu a lo tuyo, vacúnalo y listo.

Perdón señora. Me estaba molestando en mirarlo para ver como va, pero si usted tiene un mal día, poca paciencia o prisa, lo vacuno y listo, para mi es más fácil.

Ala, vacuna y para casa. Luego cuando se le acumule excesivo sarro, tenga conjuntivitis o un problema cardíaco, venga quejándose a ver porque no se lo detectamos antes.

6 ladridos:

Sertino dijo...

Que gente más borde, lo que me da más pena es que el perro no tiene la culpa de tener tal dueña y que pudiera tener alguna anomalía y no ser detectada.
Ya de paso aprovecho para felicitarte por el nuevo diseño al blog.

tara dijo...

Pero cuanta desagradecida hay en este mundo!!! Muchas veces ya no sabes qué es lo correcto, si no te hubieses parado a mirar al perro se iría por ahí diciendo: "Es que ni miró al perro, tan solo le puso la vacuna. Desde luego que mal trabajan, solo quieren cobrar". Y si te paras parece que es peor. Que asco de gente! En fin, sigue dándole duro. Está genial la nueva imagen del blog. Un bico.

Gaearon dijo...

Y no aprovechaste para vacunar TAMBIÉN a la señora? Una antirrábica bien la merecía :DD

Bicoss

puzzle incompleto dijo...

Eso te iba a decir, haber vacunado a la señora... hay gente para todo...

tara dijo...

Gracias por el link. La verdad es que el cambio de imagen que te va como anillo al dedo, entre el pajarillo, el perro y la chica con esa melenaza... le faltan las pecas!! XD

Sergio dijo...

Hace años llevamos al veterinario al boxer que tenía una tos muy ronca provocada por beber del aspesor del jardín.
Al escucharlo el veterinario nos preguntó con cierta coña: "¿El perro fuma...?"
Conseguí reaccionar muy rápido, y le contesté: "Delante de nosotros, no"
(ES VERIDICO)
:)

Tienes un gran blog!

Publicar un comentario

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital