29 de abril de 2011

Planchas de vapor

En el trabajo tenemos nuevos pijamas. De color Lila, monísimos. En realidad son mucho más claros que el de la foto, aunque bueno, supongo que a nadie le importa el color exacto de nuestros nuevos uniformes.

El asunto es que a todas nos quedan bastante largos así que tuvimos que arreglarlos un poco. Felizmente, para no tener que complicarnos la vida Clara, siempre muy enterada de las novedades del mundo de la costura y manualidades en general, trajo una especie de cinta viscosa, que cuando le das con la plancha pega por los lados. Los más hábiles habréis imaginado que el peliagudo asunto consiste en  subir para arriba el  cacho de tela sobrante, meter la cintita en el borde pasar la plancha y voilá, asunto arreglado. A Rosario le pareció facilísimo (aunque luego lo hizo mal), yo comenté que no me parecía tarea sencilla.

Al llegar a casa, le pregunté a D dónde guardamos al plancha para ponerme manos a la obra. Nunca la había cogido en el tiempo que llevamos en el piso (mi madre dirá que debería darme vergüenza comentar eso aquí).

Yo: Que plancha más rara.
D: No se que le ves de raro
Yo: Mmm, no sabría decirte... No sé, es lisa, no tiene agujeros por debajo.
D: Claro, porque no es una plancha de vapor
Yo: ¡Ah! ¡Que no todas las planchas echan vapor!

Esta conversación me llevó a recordar una historia (¡como no!)

Cuando era adolescente e iba al instituto, mi madre me planchaba el pelo. No contaba con las maravillosas planchas que tengo hoy día con las que yo sola puedo plancharme el pelo en un santiamén. Así que, mi madre me lo planchaba con la plancha de la ropa.

Supongo que todos conoceréis la técnica. Yo me ponía de rodillas en el suelo, estiraba mi larga melena sobre la tabla de planchar y mi madre me planchaba cual camisa.

Bien, un día, mi ingeniosa madre dijo: Vamos a probar poniéndole vapor a la plancha. Seguro que queda mejor.

Teníamos que habernos parado a pensar un momento antes de proceder. Pero yo accedí encantada, cualquier técnica que pudiera dejarme el pelo más liso y durante más tiempo era bien recibida.

Me coloqué y estiré el pelo sobre la tabla, con la cabeza bien pegada para planchar bien hasta las raíces. Mi madre colocó la plancha sobre el pelo, el vapor salió de la plancha y fue a parar directamente a mi cabeza, abrasándome el cuero cabelludo. 

Yo salté gritando como una loca (no era para menos) y maldiciendo a la plancha y al vapor durante un rato. Mi madre lo había hecho con su mejor intención  y no lo había visto venir. Yo estaba desesperada creyendo que me iba a caer todo el pelo.

Afortunadamente, el pelo no me cayó, por lo menos no mucho, pero toda esa zona se peló, creándome una caspa terrible y humillante que me obligó a enfundarme el gorro de rayas de colores y no sacármelo durante unos cuantos días.

Mamá y yo

12 ladridos:

Sertino dijo...

jaja escribes muchas anécdotas y a mí me gusta leerlas.

tara dijo...

No se por qué, pero generalmente cuando alguien me dice: "Vamos a probar...": tiemblo. Muy buena anécdota. Por cierto ¿al final era fácil lo del sistema este de pegar la ropa? Me vendría bien si funciona.

Naar dijo...

jajaja.
debe ser que como tengo el pelo liso, liso, lisísimo siempre me ha dado grima lo de las planchas. yo me ponía rulos y me hacía trenzas para intentar rizarlo u ondularlo... pero no había manera. mi pelo es una tabla.
y por cierto, al final subiste el bajo a los pantalones?? yo es que soy muy apañada para esas cosas, aunque seguramente lo hubiera cosido a mano.
un beso.

El del pijama azul dijo...

No son lila, son malvita...
Jejeje, acúsame de estar del lado de las madres si quieres, pero yo no sé vivir sin plancha (para la ropa), y que sea buena, de estas que parecen un aturbina echando vapor.
Por cierto, si Dxxxx es "D" ¿por qué Rosario no es "R" o Clara "C"¿ expliqueme su criterio... :P

Iria Veterinaria dijo...

Uno. Eso es porque tu vas por la vida con camisas. Si usas camisas tienes que usar la plancha a huevos, pero no es nuestro caso. Los vaqueros se planchan solos.

Dos. D es D, y Clara es Clara, y Rosario es Rosario, pq D me dijo especificamente que no quería que pusiera información ni fotos suyas ni en el Facebook, ni el Blog, ni en ninguna de esas caralladas mias que el no lee. De hecho, me pidió que le cerrara su Facebook, pero pasé :P

enekita dijo...

¿y si Clara no quiere ser Clara??y si quiere ser un sombrero?y no, no digo que quiera un sombrero, que también...

Nora dijo...

La jefa también se planchaba el pelo en una tabla. Pero planchar la ropa lo detesta. Mete todo en un armario cerrado y lo hace una vez a la semana.
Me gusta el "supuesto" color del uniforme.
Un lametoncillo....

El que va por la vida con camisas... dijo...

El momento de Enekita diciendo que si Clara quiere ser un sombrero me recuerda a esas conversaciones de las Gilmore...

Iria Veterinaria dijo...

Pero si esa conversacion es de Friends!! Rachel despues de escaparse de su boda le explika a su padre por telefono q es como si toda su vida le hubiera dicho q tenia q ser... un zapato. Y que pasa si ahora quiero ser un sombrero?? No, papa, no quiero un sombrero :P

Mama dijo...

¡¡¡¡¡¡ya te vale!!!!!! el vapor salió accidentalmente no es ke yo fuera a probar....solo faltaría jajajaaa y cuentame como kedaron los pantalones ke tengo curiosidad

Iria Veterinaria dijo...

No es así madre, recuerdo perfectamente el comentario de, vamos a probar a ver como queda poniendole vapor :P

Little Chloé dijo...

jajjajajaja, nunca había oido eso de plancharse así el pelo, yo también lo tengo rizado y rebelde, un beso!

Publicar un comentario

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital