31 de agosto de 2011

Periquito al gotelé

El otro día a mediodía le vino a Clara un cliente muy preocupado con su periquito. Resulta que su padre, enfermo de Alzheimer y muy testarudo al parecer, había decidido pintar la jaula del periquito con el animal dentro. El chico, estaba bastante pirado (por no decir loco de remate, pobre) y muy agobiado, pues el periquito estaba todo lleno de pintura, y Clara le dijo que tenía que dejárnoslo un rato para intentar quitarle la pintura, pues al intentar limpiarse el mismo podía intoxicarse. 

Cuando llegué nos pusimos manos a la obra, como ya llevaba días así, la pintura estaba toda reseca y era imposible de quitar, así que tuvimos que recortale las plumas de las alas y la cola.

Al rato, vino el dueño a buscarlo, le comenté que le habíamos recortado hasta dónde podíamos cortar, que si en un par de meses seguía teniendo pintura, se volviera a pasar a "recortarle las puntas".

El preguntó, cuando tengo que volver. Yo respondí en un par de meses, si aún tiene pintura. 

Luego le recomendé comprarle una jaula nueva, pues a la suya, al ser re-pintada, se le sacaba la pintura muy fácil, y el periquito al mordisquearla podía intoxicarse con la pintura, de hecho, ya estaba picoteada por algunos sitios, y se veía óxido por debajo. El pareció agobiarse mucho por el hecho de tener que comprar una jaula nueva, y me explicó que no tenía casi dinero, yo le sugerí que fuera a un chino pues allí las había muy baratas y sonrió ilusionado. Hasta me dijo que si podía llamar a su padre, para explicarle a él la necesidad de comprar una jaula nueva, pues dijo que era muy cabezota y si se lo decía él le iba a decir que no. Hablé con el señor, que pareció convencido. Luego el chico, volvió a preguntarme cuando tenía que volver a  traer el pájaro, y volví a  decirle que en un par de meses.

Cuando se iba, me pidió si podía taparselo con algo, ya que tenía que irse andando por la calle y no quería que la gente pensara que estaba loco por llevar el periquito de paseo. 

Ya salía por la puerta cuando volvió a repetir: ¿Cuando tengo que traerlo otra vez? Yo respondí que en un par de meses, que de momento no se le pueden cortar más. Y el comentó. ¿Es la cuarta vez que me lo explicas, verdad?






5 ladridos:

Mercadoooona, mercadona... dijo...

Desde cuándo soy pelirroja y tengo el pelo tan corto??la coleta me llega por debajo del hombro y el color...qué decir del color??mi pelo es color "toque australiano" jijijijiji

Iria Veterinaria dijo...

Joe, y yo que estaba orgullosa de mi dibiujo! Pense que me habías quedado muy lograda... :P

Naar dijo...

pero qué gente!! un hombre con alzheimer al que le cuida un colgado... vaya tela. pobre periquito.

Anónimo dijo...

El pelo de Clara no estará muy logrado, pero la boca es tal cual.

Ana Laura dijo...

Creo que es una obra de arte digna de Picasso, al menos tiene las líneas rectas.

Muy graciosa la entrada, pero no sé si el periquito sobrevivirá los famosos dos meses...

Publicar un comentario

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital