22 de agosto de 2011

Poker Face

Ayer (si, era Domingo y yo trabajaba, soy la más pringada del mundo mundial) llamó la Policía de Narón para ir a recoger un perro. Dijeron que se encontraba en un sitio recóndito (no medio do monte, vaia) y que por tanto era mejor que fuera siguiéndolos para dar con él. Así que quedamos en un lugar a medio camino desde dónde yo los seguiría.

Salí hacia allá, y, cuando iba de camino vi parado a un margen de la carretera un coche de la Policía de dicho municipio. En cuanto pasé al lado se incorporó y siguió detrás de mi, por lo que pensé: "Debe ser este a quién tengo que seguir, y vino a buscarme hasta aquí porque habrá algún tipo de atajo o quiere ir por otro sitio" (O no me cree capaz de seguir las indicaciones y llegar a dónde habíamos quedado).

Seguí avanzando hasta que vi un sitio dónde apartarme, me eché a un lado, pasó delante y yo seguí detrás. Seguí entonces detrás de él, que se salió de la carretera principal y empezó a meterse por caminos cada vez más estrechos. Además iba super rápido, "en la punta de la llama" que diría mi hermano, y mientras intentaba no perderle la pista con esta nuestra furgoneta que, la verdad, ya no esta para muchos trotes pensaba "Que policía más poco simpático, sabe que le vengo siguiendo, ve que la furgoneta no da para más y aun así, va pisándole como si no hubiera un mañana".

En un momento dado, se paró a un lado y bajó la ventanilla con pinta de querer hablarme así que me situé a su lado. La que resultó ser una mujer policía, me miraba extrañada, así que, con mi mejor Poker Face comenté: "Va a ser que este no era el coche que tenía que seguir". Y ella dijo: "Pues no".

Y con cara de estar aguantándose las ganas de reír, bajó y me explicó que llevaba un rato preguntándose por qué la iría siguiendo con tanto ímpetu. Cuando se lo expliqué dijo que lo sentía, a lo que respondí:  "¡Más lo siento yo por ir siguiendo el coche equivocado!"

Se metió en el coche para hablar con sus colegas por la radio y al bajar me confirmó que estaban esperándome dónde habíamos quedado. Me preguntó varias veces si sabía como llegar  al lugar (pensaría que soy retrasada, no la culpo) y cuando le aseguré que sí, me dejó ir en paz.



3 ladridos:

Mama dijo...

Neniña o que non che pase a ti.......

isitabcn dijo...

Pobre furgoneta... qué culpa tendrá ella de que su dueña quiera hacer ruta por la montaña el domingo. ;)

Ana Laura dijo...

Jajaja, te compadezco por el rato embarazoso, suerte que tienes cara de poker, porque yo me hubiera puesto colorada de verguenza.

Saludos!

Publicar un comentario

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital