18 de octubre de 2011

De dueños y pacientes

En la clínica diaria te encuentras con todo tipo de mascotas, pero también de dueños. Y es que es la gran incongruencia de la profesión, que en nuestro caso, el paciente no es el cliente. El cliente es el dueño, ya que es el que paga, y además es el que te explica la supuesta sintomatología de animal y las molestias que sufre. El paciente, simplemente se deja hacer sin poder decir donde le duele ni desde cuando. Probablemente, si pudiera decírtelo, su versión de los hechos no tendría mucho que ver con la que el dueño cuenta.

Pero no es de esto de lo que venía hablar, si no de los diferentes tipos de dueños que encuentras. Ya hablé en otra ocasión de la señora que le da café a su loro por las mañanas porque le encanta, y porque sino, no deja de insultarla. Una vez vino una señora mayor, con su perro, también anciano, que me contaba que lo que más le gustaba en el mundo al perro eran los Percebes. Y eso no es todo, sino que su comida de diario (los Percebes serán para ocasiones especiales) es la Ternera. "Pero no cualquier Ternera" me explicaba "Tiene que ser Ternera gallega, sino no la quiere".

Hay perros que duermen en cestitas acolchadas, y otros que duermen en cajas de fruta sucias cubiertas con un viejo saco de patatas. Hay  dueños que no sabrían vivir sin su perro, y hay otros que quieren deshacerse del suyo simplemente porque tiene pulgas.

Algunos dueños harían cualquier cosa por su perro, pero la mayoría de los perros harían cualquier cosa por su dueño. Hace poco, fui a casa de una chica joven que había encontrado un perro perdido o abandonado y quería saber si tenia microchip. Al ver que no lo tenía dijo que le gustaría adoptarlo, me dijo que le encantaban los perros, y que se sentía un poco en deuda con ellos pues su Rottweiler, que también andaba por allí, le había salvado la vida.

Pensé que me contaría la típica historia en la que se siente "salvada" por el perro pues en algún momento difícil de la vida el perro te da alegría, te obliga a salir a pasear, o te hace compañía cuando te sientes muy sola. Pero no. Me contó que una vez, le había dado una especie de ataque de ansiedad estando sola en casa, estaba muy agobiada, no podía respirar y acabó desmayándose. Cuando se despertó estaba en el jardín con el perro lamiéndole la cara.

Imaginarme al enorme Rottweiler, perro que entra dentro del grupo de los potencialmente peligrosos, dándose cuenta de que algo va mal y arrastrando cuidadosamente a la dueña inconsciente hasta el jardín, te hace sentir pena de aquellos que no saben lo que es convivir con un perro fiel, y piensan que tienen una inteligencia limitada, únicamente basada en el interés.

No sé como funciona su mente, de lo que si estoy segura es de que piensan, discurren y sacan conclusiones lógicas. Últimamente, Rasta está más pensativo y cariñoso de lo habitual. Cuando me tumbo cuan larga soy en el sofá, viene, se tumba encima todo estirado, y apoyando la cabeza sobre las patas se me queda mirando, no se duerme ni aparta la vista, me mira fijamente a los ojos, y yo me pregunto, ¿Que estará pensando?



Quizá piense "Maldita marmota, tanto rato ahí tirada sin hacer nada". Hay otra cosa que me hace sospechar de su capacidad para sacar conclusiones. En algún momento él se dió cuenta de que cuando se encuentra mal, está enfermo o le duele algo, recive más atención y mimos. Es sacar el jamón o el chorizo y se pone a toser como si estubiera al borde de la muerte. El cabrón, debe pensar que por aparentar estar enfermo le va a caer un  poco de fiambre. ¡Vas listo!

3 ladridos:

Naar dijo...

yo tengo la teoría súper cursi de que los animales son ángeles de la guarda. todos los que tenemos animales y les prestamos atención somos conscientes de que nos dan más de lo que reciben. y que saben mejor lo que necesitamos nosotros que lo sabemos nosotros de ellos. así que siempre nos salvan un poco. de un modo o de otro.
y da igual qué animal sea. a mí los hámster, animalejo pequeño donde los haya, me han hecho sonreír y vivir en momentos duros. una cobaya me dió ánimos en un momento durísimo de mi vida. y sin mi gato, este año no habría sido soportable.
y puede que cuando vamos al veterinario no sepamos explicar lo que les pasa... pero confío en el mío, aún así. porque espero que él sepa lo que a mí se me escapa.
genial post, me ha encantado.

Royaleconqueso dijo...

Los perros son así, el amigo más fiel. Y son inteligentísimos, a veces asustan!

Muchas veces también tiene que ver con el vínculo que decidan crear los dueños con ellos. Siempre te devolverán el doble de la confianza y cariño que les demuestres.

Byron dijo...

Yo haría lo que fuera por la jefa, y sé que la jefa me quiere con locura, me cuida y me mima como a un bebé, aunque a veces se pone muy pesada con tantos mimos.
Ah!!! y dale un poco de jamoncito a Rasta aunque no esté malito que bien se lo merece.
Guau... guau....Besitos

Publicar un comentario

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital