15 de octubre de 2011

Globos y Matasuegras

Ayer, mientras tomábamos algo al salir de trabajar, comentamos lo absurdo de esa nueva ley que dice que los niños menores de 14 años no pueden jugar con matasuegras ni con globos sin la supervisión de un adulto. Pa´ mear y no echar gota.

Quién sabe que tendrá de peligroso soplar un matasuegras o inflar un globo. Inevitablemente, nos pusimos a recordar como arriesgábamos nosotros la vida, sin supervisión adulta o con ella, ¡Que íbamos de viaje en coche sin sillita homologada para niños! 

Entonces, les expliqué un juego con el que pasábamos el rato algunos en mi pueblo. Consistía en tumbarse unos al lado de otros en la carretera y quedarnos allí hasta que viniera un coche. Verlo acercarse era el momento de máxima emoción y subida de adrenalina del juego. Consistía en aguantar sin moverse lo máximo posible, el ganador era el que más aguantase, el valiente que, con mucha sangre fría, permanecía tumbado hasta el último momento antes de apartase, con el coche casi rozándole.

Después de contarlo Juan soltó una carcajada y dijo: ¡Y yo pensando que jugaba con la muerte cuando nos tapábamos la nariz y jugábamos a ver quién aguantaba más sin respirar!





3 ladridos:

Key dijo...

Bueno, es que los juegos de niños y los deportes de riesgo se dan la mano... ahora hay mucha tontería, pero también es cierto que hace unas generaciones los niños eran una panda de salvajes xD

Naar dijo...

hombre, eso lo veo un poco excesivo... pero aún así, no hay para tanto. hoy en día estamos tontos perdidos. además, ¿niños? ¿con 14 años? o sea, que se pueden meter la lengua (en el mejor de los casos) entre ellos hasta la garganta pero no ponerse un matasuegras en la boca y soplar? vamos, por favor. qué de idioteces.

Samantha dijo...

A ver si me queda claro: unos niños de 13 años pueden usar un preservativo sin impedimento ninguno, pero no puede jugar con un globo... Interesante a la par que estúpido.

Sinceramente: los niños de antes seríais más brutos, pero los de ahora es que... puff, mejor ni pensarlo. Se les ha perdido la infancia queriendo ser mayores, y ya no juegan a esos juegos. Tampoco imagino a un chaval de 14 años con un globo más que para molestar o llenarlo de agua y mojar a alguien.

Publicar un comentario

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital