25 de febrero de 2011

Clavos Oxidados

Muchas veces de pequeña cogía renacuajos.

Cuando me enteré de que aquellos "pececillos" se convertían después en ranas, me pareció tan increíble que tuve que comprobarlo con mis propios ojos. Y era verdad, con tiempo y paciencia, le salían primero las dos patitas de atrás , luego las delanteras, desaparecía la cola... Y "vuala", ¡el renacuajo es una rana pequeña!


Mi recreación del asunto

Una tarde, Noia y yo habíamos capturado uno, y caminábamos con él en un recipiente hacia la cabaña del árbol. (Léase: Mi cabaña en el árbol). Entonces, no sé que carallo hicimos para que ocurriera, pero se nos cayó.
Renacuajo agonizante

El renacuajo se removía y boqueaba secándose rápidamente al sol.

Entonces le dije a Noia: ¡Corre, corre, si lo llevas muy rápido de vuelta al río le salvarás la vida! (¿Porque no lo llevé yo?. No sé, era así de espabilada y mandona.)

Así que Noia, rauda y veloz, cogió el renacuajo y echó a correr. Pero... Con las prisas no vio una tabla con una punta que habíamos dejado por allí ciscada de la construcción de nuestra cabaña. Y la pisó. Y la punta toda oxidada atravesó su zapato ligero de verano y se le clavó en el pie. Y ella se puso a sangrar y gritar. Yo no sabía que hacer. Así que, agobiada, me largué corriendo a buscar  a mi madre dejándola allí sola.

Después de que la llevaran al médico y demás, fui a verla a su Bar. Allí estaba, sentada con el pie vendado. Y me dijo ofuscada: Tuvieron que ponerme la vacuna del Tétanos.

24 de febrero de 2011

De locos

Hace poco más de media hora...

Llega a la clínica un sujeto (conocido por Clara y por mi, como loco "inofensivo", viene amenudo, la mayoría de la veces, simplemente a charlar, contar su vida y hacer preguntas indiscretas y extrañas, nunca sabes por dónde te va a salir. El problema es que en un principio parecía un chico normal, así que lo tomamos en serio, pero día a día se fue poniendo más raro). Venía sofocado. Así que, en cuanto le abrí la puerta, se desplomó en una de las sillas de la sala de espera. Respirando muy fuerte, dijo que venía muy cansado. Tendrá 35 años o así. Bebía agua sin parar y traía un cigarro apagado en la mano.

Me pidió que me sentara a su lado a lo que respondí que no. Me quedé de pie, y bien lejos, no vaya a ser.

Dijo, vengo a hablarte de mi perro. ¿Que le pasa? Le pregunté. Hablamos durante un rato del perro, sus costumbres y sus cosas, pero no fui capaz de descubrir cual era el problema por el que venía a consultarme. No había ninguno. Obviamente, era una excusa.

Siguió como siempre con las preguntas personales. ¿Te gustan los animales? ¿Tu tienes alguno?...

Y derrepente se levanta y apuntandome con el dedo índice dice: Mírame este dedo.

Yo me eché hacia atrás asustada y luego miré un poco el dedo que me mostraba, tenía una herida, bastante grande pero poco profunda. ¿Que te parece, como está?

Y acto seguido, sin dejarme responder dijo: Es que no paro de chuparmelo. Y entonces...

Se sentó de nuevo en la silla y empezó a lamerse el dedo como un verdadero loco. Lo lamía, chupaba y mordía como un poseso, como un perro cuando le pica mucho una herida. Así estubo un rato. Yo no sabía donde meterme. Tenía unas ganas terribles de echarme a reír, pero por otro lado tenía miedo de que se ofendiera y se tornara agresivo. Así que traté de mantener la compostura.

Y el seguía dale que te pego. Fueron unos minutos largos.

Luego paró, preguntó un par de cosas más. Sobre si estaría infectado o que debería echarle. Y finalmente se fue.

22 de febrero de 2011

Cenicienta

Hoy tuve un sueño terrible.

El sueño estaba motivado en que en Abril es la boda de mi prima. A todo el mundo le encantan las bodas, banquete, fiesta y desenfreno. Pero yo tengo un problema con ellas: El vestuario.

La ropa elegante (que corresponde a tales ocasiones) y yo no nos llevamos nada bien. Es más, la odio. Odio los vestidos. Odio los tacones.
Por lo demás, no tengo ningún problema con las bodas. Marisco y juerga. Estupendo.

Lo contrario les pasa a mis primas y familia, les gusta vestirse de gala, y yo creo que disfrutan llendo de compras (!!).

Pues bien, en mi sueño mis primas me enseñaban sus vestidos para la boda. Y, para mi sorpresa, eran del tipo princesas de cuento. Cada una de un color, parecían Flora, Fauna y Primavera (las hadas de la Bella Durmiente, inculto). Y se paseaban saltando y bailando una especie de Ballet  (en serio, sólo les faltaba la Banda Sonora de Disney). Al acabar su coreografía, y muy sonrientes, me decían que en esta boda era requisito vestirse así.

En ese momento me desperté agobiada y sudando.

21 de febrero de 2011

Si, soy Veterinaria

El otro día estaba atendiendo a una señora que venía a comprar pienso para su Chihuahua. La acompañaba una amiga, que mientras hablabamos sobre los piensos miraba cosas aquí y allá.

La señora empezó a contarme cosas sobre su perro y me preguntó que cuando sería el mejor momento para vacunarlo y desparasitarlo. Empiezo a explicarle la pauta de vacunación y desparasitación, cuando se gira la amiga y después de mirarme de arriba a abajo, dice:

-¡Ah! ¿Pero esta es la Veterinaria? ¡Si parece que tiene 15 años!


(Tengo 25. Y vale, puede que aparente algo menos, pero 15...)

Algo parecido me pasó con otro cliente, de unos 30 y pico. Que me preguntó cuanto me faltaba para acabar la carrera y si estaba haciendo prácticas. Después de sacarlo de su error, comentó que parecía muy jovencita para haber terminado ya la carrera.

Pero en este caso, eso no fue lo más resaltable de la conversación, pues después de preguntarme si tenía novio, explicarme que el llevaba tiempo buscando novia y una serie de detalles sobre su vida personal, acabó preguntándome si quería acompañale a bailes de salón al salir de trabajar.

18 de febrero de 2011

Cosas que pensaba de pequeña. Segunda parte

De pequeña creía que los ladrones no existían.



Y pensándolo bien, es una asociación lógica para una mente infantil. Si no existen los ogros, dragones, brujas, fantasmas, ni nada de lo que yo consideraba malo, los ladrones, como malhechores que son, debieran entrar en el mismo saco.


Y recuerdo, supongo que por lo impactante del descubrimiento, que un día al ver a mi padre esconder algo debajo del asiento del coche antes de bajarnos le pregunté ¿Por qué pones eso ahí? A lo que el respondió: Para que no lo vean los ladrones.

El descubrimiento me dejó anonadada. ¡Existe la maldad en el mundo!

17 de febrero de 2011

Cosas que pensaba de pequeña. Primera Parte

De pequeña pensaba que los calamares eran peces con forma de aro.



Ilustrando lo que imaginaba, sería algo así.

16 de febrero de 2011

Mi primer año como conductora

 Dentro de pocos días va a hacer un año que me saqué el carnet de conducir. Si todavía llevara mi L puesta, por fin podría quitarla y tirarla a la basura, o mejor, guardarla en el baúl de los recuerdos, porque con lo que me costó conseguirla, debería guardarla como oro en paño.

5 veces tuve que ir al maldito examen práctico (el teórico, menos mal, fue a la primera).  5 mañanas de tilas, estrés, esperas y  una decepción tras otra. Miles de prácticas y mucho mucho dinero. Maldita autoescuela. Y esta vez no voy a tachar lo de maldita.

Que si no paré habiendo peatones esperando. Que no voy por donde me dicen.  Que si aparqué como el culo. Que soy demasiado brusca frenando. Que confundo cambio de Dirección con cambio de Sentido (vale, ahí me cubrí de gloria, pero fueron los nervios del momento). Que paré poco tiempo en el ceda (¿Poco tiempo? Si no viene ningún coche, paso y punto ¿no?) Que si hice el Stop demasiado tarde...

Y luego dicen que en Lugo el carnet se saca fácil, pues madre mía, si llego a ir a Coruña...

Al final conseguí mi flamante L. Y no contenta con haber malgastado montones de euros en hacerme con ella, en los primeros 6 meses de carnet me hice con 2 multas. Hay que joderse.

La primera vez por circular a 78 Km/h en una zona limitada a 50. 

2 puntos. 150 euros. Me quedé con 6 puntos.



La segunda, que me llegó sólo una semana después (aunque realmente era anterior), por circular a 80 Km/h en una zona limitada  a 50.

Una vez más 2 puntos, 150 euros.






Se puede observar mi querida L toda torcida.

Así pues, al cumplir mi primer año como conductora, ni retiraré mi L (no sé dónde está), ni recibiré ninguna recompensa en puntos (tengo entendido que te dan algunos por dejar de ser novel), ya que al parecer no merezco ser recompensada, por cometer infracciones. Ni los recibiré hasta que, quien sabe cuando, lleve X tiempo sin cometer ninguna.

Y no penséis que voy muy rápido y superando todos los límites cual gañán de pueblo (o de ciudad), no, soy bastante cauta. El problema es que soy un poco despistada y no me fijo en las limitaciones. No me fijaba. Por que después de esto, no se me pasa una.

Así que el 22 de Febrero, la única diferencia será que  dejaré de ser Novel. Y que mi tasa de alcohol permitida pasará de ser 0.15 a 0.25 (es coña Mamá, jamás de los jamases se me ocurriría conducir bajo los efectos del alcohol).





Etiquetas: carnet de conducir, novel, primer año, permiso por puntos, infracción, autoescuela, suspender examen de conducir

15 de febrero de 2011

Aventuras nocturnas. Primera parte

Ahora tenemos un nuevo horario en el trabajo, y ya no hacemos guardias nocturnas en el Hospital, bueno, guardias tenemos, pero las hacemos en nuestra casa con el teléfono, si nos llaman, vamos. Es decir, ya no dormimos en el Hospital, trabajamos todo el día (incluídos fines de semana a quien le toque) y por la noche nos vamos a casa muy atentas al teléfono por si hay alguna Urgencia.

Todo este rollo, venía a ser una introducción para comentar que este Domingo trabajé de 10 de la mañana a 11 de la noche.

El día fue bastante tranquilo, solo vino una Iguana, cosa que no me hizo ninguna gracia, la verdad, porque no me gustan estos bichos. No por ser Veterinaria tienen que gustarme todos los animales, ¿no? Además esta en cuestión era enorme y estaba bastante pachuchilla.

Bueno, ese no es el tema, no venía a hablar de iguanas. La cuestión es que después de un largo y mayormente aburrido día en el Hospital (el límite de tiempo de 72 minutos de SeriesYonkis debió saltarme como 10 veces), por fin a las 11 me fui a mi casita.

Había una tormente terrible, con truenos, relámpagos y unas bolas de granizo tremendas. En pocos minutos la ciudad quedó blanca ¡y muy muy resbaladiza!

Llegué a casa, me duché con calma y a las 12 o así cuando por fin iba  ponerme a cenar, llama la Policía Local. Que, como no, tienen un perro, que si lo podemos ir a recoger. 

Ofrecemos un servicio de recogida de perros abandonados. Tenemos una especie de convenio con las Policias Locales de ciudades, pueblos y aldeas de los alrededores para, ante sus avisos, ir a recoger los animales abandonados; perros, gatos... Y lo que se tercie ¡hace 2 semanas fui a recoger un cervatillo herido!

Bueno ya estoy desviándome otra vez del tema. La cuestión es que a las 12 y pico,  después de trabajar 13 horas, cuando por fin estaba en casa, en pijama y con la tormenta que había, me llaman para que vaya a recoger un perro. Me sentó fatal, como es normal. Además los polis me metieron un montón de prisa diciendo que necesitaban el furgón para irse a otro asunto urgente.

De muy mala leche me puse el pijama de trabajo por encima de mi propio pijama. Cogí mi furgoneta, me fuí hasta el Hospital, levanté la maldita reja, cogí las llaves de la furgoneta del trabajo (tenía que hacer un cambio de furgoneta claro, no voy a meter en la mía un Pastor Alemán empapado) y me fuí al lugar de los hechos, ya era casi la 1 cuando llegué. 

Los policias muy amablemente ya me habían sujetado el perro con una cinta policial de esas de plástico, y dijeron en tono jocoso: El collar a ver si nos lo puedes devolver que le tenemos cariño. Ja, ja. En condiciones normales me hubiera reído, pero en ese momento no me salió más que una mueca. Entiendo que ellos hagan coñas, están en turno de noche, pero yo estaba en mis pocas horas libres después de trabajar todo el día y teniendo que trabajar al día siguiente. 

Después de meter el perro en la furgoneta, se dicen unos a otros: Qué, ¿vamos  a tomar un café?. Si estupendo, tirad delante que os seguimos.


¿¿¿Perdón??? No teníais otro asunto super-urgente, por el que me hacéis venir a toda prisa, a medio vestir, y patinando con la furgoneta por el granizo. ¡No, no! Esto último es una exageración, no quiero que mi madre se agobie, pues es fiel seguidora de mi blog y seguro lo leerá. Un besito Mamá.






Entradas relacionadas: Aprendiendo a conducir la furgoneta del trabajo (27/04/10):

9 de febrero de 2011

El de cuando fui a Londres

En Julio del 2008 fui a Londres a visitar a Jorge. Y aunque finalmente resultó un viaje cojonudo, no empezó con muy buen pie, pues tuvieron lugar una serie de hechos muy desafortunados...

1. Me olvido el cargador del móvil

2. Me olvido los billetes de avión

3. Nos pasamos del peso y tenemos que pagar un pastón por las maletas

4. Tenemos que dejar nuestro "petate" de bebida en el aeropuerto

5. Cogemos el avión, y nada más pisar London...

Pierdo (o me roban) la cartera  con 300 euros que llevaba cambiados a libras, tarjetas y demás...

Lloros a moco tendido en el aeropuerto Londinense.

En Londres y sin un Pound... Y con el móvil apagado.

Menos mal que me acompañaba mi prima Lucía, suerte que podía no haber tenido puesto que al principio iba a ir yo sola, pero días antes de mi viaje decidió acompañarme. ¡Y menos mal! Porque, ¿Que podría haber hecho al encontrarme sola en el aeropuerto de un país extraño, sin un duro y con el móvil apagado? Además, claro está, no me sé el número de Jorge de memoria y habíamos quedado con él en el centro de Londres, no en el aeropuerto...

Lo de los billetes se solucionó "fácil" pues después de hacer una cola interminable y por un módico precio nos dieron un papelito a modo de billete y asunto resuelto.

Pero luego resulta que las maletas se pasaban mucho muchísimo de peso (Yo no me había informado muy bien) y tuvimos que pagar un extra considerable además de dejar en tierra nuestro fardo de bebida. Y es que Jorge me había pedido que lleváramos "algo" de bebida (alcohólica, se sobreentiende) ya que allí era muy cara. Nosotras no nos anduvimos con rodeos y llevábamos un montón de cartones de vino (para preparar calimocho y/o sangría) y unas botellas del mas exquisito Licor Café de la tierra.

Nuestras respectivas madres comenzaron a enrojecer avergonzadas cuando, ante el exceso de peso empezamos a sacar uno tras otro los cartones de nuestras maletas y finalmente las preciadas botellas.

Lo de la perdida de la cartera es un asunto muy triste y doloroso que no quiero recordar. Hace unos días mi prima comentaba que nunca me había visto llorar hasta ese día. Y eso que lleva toda la vida siendo mi prima inseparable. Y es que yo no soy para nada una persona de llanto fácil. Pero perder todo aquel dinero me dolió en el alma. Eso sumado a la rabia de intentar comunicarme con el personal del aeropuerto y  que me mandaran de un lado para otro sin que nadie me hiciera ni puto caso. ¿Que los ingleses son atentos y educados? Ja!

Obviando estas desgracias iniciales, el viaje resultó un 10. Eso si, todos mis seres queridos se quedaron sin regalos ni souvenirs, dada la perdida de todos mis fondos.

Lucía y yo en Londres




Lucía, Jorge y yo en Notting Hill




Londres y yo

8 de febrero de 2011

Airiños da miña terra

Como tuve finde largo (que se prolongó hasta ayer), e hizo un tiempo estupendo, D y yo nos dedicamos a pasear de playa en playa por el Noroeste gallego.


El sábado primero fuimos a Cariño.

Ferrol - Cariño




Rasta en Cariño
Yo en Cariño


Después a Espasante.


Cariño - Espasante




Yo en Espasante

¿Que din os rumorosos na costa verdecente, ao raio transparente do prácido luar?
























 Y por último seguimos hasta Mazorgán

Espasante -  Mazorgán

Rasta y yo en Mazorgán

D y yo en Mazorgán




El Domingo fuimos a Cedeira.


Ferrol -  Cedeira




Y por último a San Andrés de Teixido.


Cedeira - San Andrés de Teixido








¿Que din as altas copas de escuro arume arpado co seu ben compasado monótono fungar?




 ¡Que bonita es mi Galicia!

¿Séntela?






Etiquetas: galicia sentela himno galego rumorosos cariño espasante mazorgan celtigos cedeira san andres de teixido atardecer solpor galicia vermello sol mar olas belleza paisaje maritimo costa galega

1 de febrero de 2011

De mascotas y sus nombres

Hoy, revisando el fichero de la clínica, me dí cuenta de que a la gente se le va muchísimo la olla poniéndole nombre a sus mascotas. Y de que, salvando a algunos originales, los demás siguen unos patrones, guiados por la moda del momento.

El fichero se remonta a 1994, y llego a la conclusión de que, en aquella época los nombres de moda eran: Toby (un clásico), Rocky, Laika (perra famosa por ser el primer ser vivo en orbitar alrededor de la Tierra, dejó huella pues su nombre fue y sigue siendo muy recurrido), Lúa, Linda y Lassie (Otra perra famosa que sigue presente).

Actualmente, a los clientes se les va la olla por otros derroteros.

Se estilan mucho los nombres de los futbolistas del momento: Robiño, Messi, Bebeto (un perro del 94), Calderon, Ronaldo, o incluso hay un perro llamado Depor.

Hay nombre de personajes famosos, como Roldán, Pujol, Joe Cocker (este tiene gracia, porque además el perro es un Cocker), Yaguer, Farruco o Groucho (Imagino que por Groucho Marx)

Diversos títulos nobiliarios: Duque y Duquesa, Princesa, Reina, Marqués, Zar, Sultán... 

Hace poco, vino una chica con un conejo llamado Versache (Yo no sabía ni como se escribía :P ) 

Son también muy típicos los nombres de dibujos animados, se nota que, normalmente, son los niños los que dan nombre a sus mascotas: Isidoro, Jerry, Daisy, Snoopy, Simba, Garfield o Hello Kitty (así es, ni Hello, ni Kitty, la pobre perra lleva el nombre completo, Hello Kitty).

Los hay vagos, que eligen el nombre de su mascota una vez, y le llaman así sucesivamente a todos los perros que van teniendo, acompañado de un Segundo o Tercero. Así me encuentro con: Thor II, Olafo Segundo o Toby Tercero.

Hay nombres de lugares: Habana, Paris, Boston, Bosnia... En este sector me gustaron nombres que encontré en referencia a pueblos o lugares gallegos, como Muxía, Cangas o Maniños (un perro que, por supuesto, era de Maniños).

Hay quien utiliza para sus mascotas nombres de personas, lo cual tiene mucha gracia, hay Victor, Matías, Esperanza, Raimundo, Sheila, Candela o incluso Monchiño.

Con nombres de bebidas alcohólicas: Brandy o Whisky.

Los hay que me llamaron mucho la atención: Ebola (enfermedad infecciosa altamente contagiosa), Boomerang, Champiñón, Guai, Songoanda o Maniobra.

A mi personalmente me gustan los nombres gallegos: Lume, Xesta, Can o Meiga.

 Y definitivamente, hay algunos a los que se les va excesivamente la olla: Mark Anthony, Materia Gris II (No se si me parece más acojonante, que llame a su perro Materia gris, o que ya sea el segundo que bautiza con ese nombre), Jean Paul, Enxo Ash de Dark (!!) y por último... Dos hermanos de raza Golden llamados: Cyrano of Rivendel y Clever Hans of Rivendel.


 
!!


  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital