31 de marzo de 2011

Airiños do meu pobo

Ciclo combinado, es un corto sobre mi pueblo As Pontes, donde nací, crecí y viví hasta hace bien poco, y dónde (a diferencia de la mayoría) seguiría viviendo de muy buena gana si lo laboral no me hubiera obligado a venirme a Ferrol (puaj).

El corto trata principalmente de lo que ENDESA significa y sobre todo significó para el pueblo, pero si enlazo este corto es, sobre todo, porque la señora tan riquiña que aparece a lo largo del cortometraje es mi abuela.






Podréis pensar que pueblo tan soso, feo y aburrido. Muchos lo piensan, incluso algunos ponteses. A mi me gusta (de esa manera que te gusta lo tuyo, aunque no sepas muy bien porque).  Tiene sus cosas bonitas, una gente estupenda y todo lo bueno de vivir en un pueblo.

El corto es algo viejo, el futuro lago del que habla es ya una realidad.



El pueblo tiene su encanto.




Y tiene sus peculiaridades, no hay ni un solo semáforo, ni tren. Ni pueden hacerte una radiografía. Tenemos una casa encantada. A feira do Grelo. E a de Fungos e Cogumelos. Muchos jóvenes esperan impacientes el momento de ir a la universidad, para ir a estudiar fuera y largarse del pueblo. Pero seguro que acaban echándolo de menos. Tenemos unas cenas de COU legendarias, la fiesta de la Fraga y una noche de Fin de Año que acaba a mediodía del día 1 comiendo pulpo después de haberte puesto unas zapatillas de andar por casa compradas en la feria (sobre todo aquellas que no pueden con los pies después de "taconear" toda la noche).

Y esta la "Pared del chicle". Este no es un dato muy interesante pero es curioso. Hay una pared, una fachada de ladrillo toda llena de chicles pegados. Cuando éramos pequeños, y adolescentes, si pasábamos por delante de esa pared y íbamos mascando chicle, nos lo sacábamos y lo pegábamos allí al lado de los demás. No sé quien empezó con esa tradición, pero había un montón de chicles de colores variados pegados en esa pared, unos al lado de otros. Creo que esa tradición cayó en desuso y aunque la mayor parte de chicles siguen allí pegados, están negros y roñosos, y no creo que nadie siga añadiendo nuevos.

¿Y que tiene de encantador Ferrol? La gente por lo general es malencarada, borde y antipática. Y mientras As Pontes es la ciudad natal del fundador de la cerveza Estrella Galicia, esta ciudad lo es de Franco, el Caudillo... No digo más.


27 de marzo de 2011

De biberones

El pasado Miércoles fuimos a recoger estos 5 cachorritos. Los habían encontrado en un contenedor de basura. Los señores los sacaron del contenedor, alertados por sus lloriqueos y se pusieron en contacto con nosotras para que nos hiciéramos cargo.

Así que aquí los tenemos, con menos de 1 semana de vida, los ojos aun cerrados, muy hambrientos y llorones. Nos esperan como mínimo 3 semanas de biberones hasta que empiecen a comer por si mismos.

video


Entrada relacionada: Cachorrita

24 de marzo de 2011

El de Paris

No hay cosa más absurda que llevar a un grupo de adolescentes de excursión a un sitio lejano, bonito y caro. Más vale emplear tu tiempo y dinero en cualquier otra cosa, pues manejar a una panda de chavales revolucionados, en un país extraño y sin sus padres, es un asunto peliagudo. Además de desagradecido.

Cuando tienes 16 años y vas de excursión a Paris, lo último que te interesa es ver la Torre Eiffel, los Campos Elíseos, Versalles, el Louvre o Notre Dame. Lo único que te importa es que te vas una semana de juerga con los colegas sin supervisión paterna. Nuestras únicas preocupaciones previas al viaje eran: como íbamos a conseguir meter algo de bebida en el hotel, y no salir fumando en ninguna foto, no fueran a verla nuestros padres.

Cuando llegamos a Paris seguíamos sin tener solucionado el asunto de la bebida. Y es que para nuestra sorpresa en Francia no vendían bebidas alcohólicas a adolescentes pirados menores de 18 años. ¡Que desfachatez! En aquella época en nuestro pueblo nos hubieran vendido una botella de Tekila con 13.

Menudo problemón. Pero no sé como, llegamos a un pequeño ultramarinos, buscando souvenirs para nuestras familias. Había alcohol y parecía un lugar poco controlado así que decidimos probar suerte. Y la tuvimos, nos vendieron vino (en botella, muy fino) y Coca-cola (que era todo lo que necesitábamos para nuestro fiestón) sin problema alguno.

Repartimos las botellas entre nuestras mochilas y fuimos a comer a un restaurante con los profesores. Como era costumbre, yo colgué mi mochila detrás de mi silla, pero, un movimiento desafortunado mientras comíamos hizo que la mochila se descolgara y cayera al suelo, con un descarado ruido de cristales rotos. Un montón de ojos super-abiertos y reprochantes se clavaron en mi como diciendo: Tía, ¡un poco más de cuidado con el botín!

No sé si por culpa de mi mochila ruidosa, o por el comentario que mi queridísima M que, muy fina ella al llegar de la tienda de souvenirs comentó a los profesores: “Mira, compré una botella de vino, pero es para mi padre. Por si pudierais pensar que era para beber yo”.

¡¡¡!!! 

M no estuvo ahí muy espabilada, pues este comentario puso alerta a los profesores (hasta ese momento tranquilos, por la prohibición de vender bebida a menores). Si vendían vino a una niña "para su padre" también nos lo venderían a nosotros para consumo propio.
Y sucedió lo inevitable. Al llegar al hotel, y cual Guardias de Tráfico, las profesoras se apostaron en la puerta del autobús, y mientras íbamos bajando iban seleccionando alumnos, “Tu puedes ir hacia el hotel”. “Tu quédate aquí a un lado”. No sé que clase de instinto paranormal, o quizás sea por los años de experiencia, pero sin fallar uno, las profesoras nos reunieron a todos los malhechores. Nos guiaron al hotel, nos sentaron cabizbajos en el hall y dijeron: “Abrid las mochilas y sacad las botellas”. Obedientes, empezamos a sacar nuestro tesoro, botellas y botellas iban saliendo hasta que una profesora dijo: Dios, pero que vergüenza, menuda cantidad de botellas. Todo el mundo nos miraba.

Al final, aun con la confiscación del vino, acabamos consiguiendo nuestra juerga con cervezas, pero eso es ya otro asunto para contar otro día. 

La cuestión es que igual nos hubiera dado ir de excursión a París, a Coruña o a Roupar de Arriba, lo único que nos importaba era pasar unos días con los colegas.

Esa fue una excursión bastante accidentada: La primera noche, al llegar nos encontramos con que el hotel donde nos hospedaríamos era en realidad una especie de zulo-picadero de mala muerte con gente desnuda por los pasillos. Nuestras reivindicativas madres se manifestaron en el pueblo, organizando una especie de sentada ante la agencia de viajes hasta que nos reubicaron en otro hotel. Vimos un muerto flotando en el Sena, y vivimos un desalojo de la Torre Eiffel ante una amenaza de Bomba. Fue brutal.

Hicimos todo este trayecto en AUTOBUS

¿Veis a esta pareja de Chinos que nos acompañan? Les hicimos creer, con mucho tiempo y esfuerzo, que Hola se decía Puta  (clásica chispa adolescente), podeis imaginarlos saludando encantados a toda la gente del barco: Puta, puta.
Viaje de vuelta. Hasta los adolescentes incansables acaban agotándose. ¿Por que los más rebeldes siempre se sientan al fondo del autobús?

17 de marzo de 2011

Viva la bordería

El otro día vino una señora a vacunar a su perro, un Westy. Era la primera vez que la veía , así que mientras me agachaba a saludar al perro le pregunté si era bueno. Siempre lo pregunto, por mucha cara de bonachón que tenga el perro. Porque, muchas veces vas a saludar al simpático perrito y cuando acercas la mano confiada ¡Zasca! Mordisco. 

A veces preguntas si es bueno y total, para poco sirve, porque la mayoría te dicen "Si, si, es buenísimo". Y cuando vas a tocarlo igualmente te suelta el mordisco, te gruñe  o arruga el ceño amenazante. Entonces acaban la frase: Aunque bueno, a los Veterinarios suele tenerles miedo, a la última le mordió. ¡Pues por esto pregunto si es bueno, señora!

Al final casi nunca puedes fiarte y tienes que arriesgarte a comprobarlo. Me inspiran poca confianza los perros pequeños en general, como este caso. Son los más cabrones. ¡Ai si!, que mono con su coletita, su abriguito de leopardo igual que el de su dueña y su collar con brillantitos incrustados. Monísimo, y cuando le tocas o te aproximas con la aguja se pone a chillar como un poseso, a temblar y a saltar por todas partes. Al final, acaba enseñándote los dientes. Y luego dicen de razas peligrosas. Prefiero mil veces vacunar a un Pitbull que a un Yorkshire, cierto es que si te muerde un Pitbull te hará muchísimo más daño (igual te arranca un brazo :P), pero hay infinitas más posibilidades de que te muerda el pequeño, que el Pitbull. 

Bueno, el caso es que mientras acariciaba al perrito le pregunté ¿es bueno, no?

Si, él es muy bueno, a ver lo buena que eres tu con él...

En tono borde y con mirada despectiva.

Después de subir al perro a la mesa, empecé a explorarlo (Antes de vacunar, solemos hacer una revisión general al perro, lo auscultamos, miramos la temperatura, ojos, dientes... Y hacemos preguntas al dueño para saber como va). Mientras lo examinaba iba haciéndole preguntas sobre el perro a la dueña, hasta que me contestó:

Tu a lo tuyo, vacúnalo y listo.

Perdón señora. Me estaba molestando en mirarlo para ver como va, pero si usted tiene un mal día, poca paciencia o prisa, lo vacuno y listo, para mi es más fácil.

Ala, vacuna y para casa. Luego cuando se le acumule excesivo sarro, tenga conjuntivitis o un problema cardíaco, venga quejándose a ver porque no se lo detectamos antes.

14 de marzo de 2011

Lingua Longa 2

A raíz de mi última entrada Lingua Longa, recordé otra circunstancia de mi vida en la que mi incesante parloteo acabó jugándome una mala pasada

Al final de un día como otro cualquiera en el colegio, la profesora G anunció: Hoy vamos a mover las mesas y cambiarnos todos de sitio. Todos "aullamos" felices, en aquella época era algo estupendo la reubicación de sitios, pues introducía algo de novedad en las aburridas horas de clase, al tener algún "nuevo" vecino/a de mesa con el que charlar.

Entonces empezó a indicar dónde debía colocar cada uno su mesa y al lado de quién. Quedó una distribución muy ingeniosa y original. Todas las mesas pegadas unas a otras formando una L. Y dentro de la L, dos filas de tres. Todos amontonados cual piña con posibilidades muy variadas de interlocutores con los que pasar el rato....

Pero Matías y yo quedábamos sin colocar. Profesora, ¿Y nosotros? Entonces, ante nuestras miradas atónitas, cogió una después de otra nuestras mesas y, arrastrándolas las colocó pegadas pegadísimas a la suya, la de él por el frente, la mía a su lado.

Eramos por aquel entonces 15 en la clase


¿Pero por qué? ¿Por qué? ¿Que he hecho yo para merecer esto?
Y viniendo de G ¡una de las mejores profesoras y mi favorita!

Ella muy amablemente me lo explicó. Hace una semana, viendo que no parabas de hablar, te senté con I. L. (Alumna modelo silenciosa y aplicada), pero ni así, al final me la revolucionaste incluso a ella.

¿Que culpa tengo yo, si mi charla es tan interesante y amena que ningún compañero puede resistirse?

Así que, la única opción que me dejas es ponerte sola y aquí a mi lado para tenerte bien controlada.


Adiós vida social.

11 de marzo de 2011

Lingua Longa

Un día en el colegio, la profesora M llegó con una cartulina enorme. Venía dividida en dos columnas, la primera en la parte superior ponía Lingua Longa (Lengua larga para mis seguidores no gallegos) y  había un dibujo de la lengua de los Rollings, toda oscura y fea. La segunda columna, estaba encabezada por un Lingua Boa (Lengua Buena) y un dibujo de una boca preciosa y sonriente, rodeada de flores de un montón de colores.


Era algo mas o menos así. La parte de Lingua Boa era preciosa, las flores tenían un montón de colores (no puede reflejarlo porque desgraciadamente en esta Clínica Veterinaria no tengo colorines).

Nos explicó que, debajo del dibujo de Lingua Boa, iría apuntando los nombres de aquellos que se portaran bien en clase y no hablaran cuando no debían, y debajo de Lingua Longa los charlatanes.

Lingua Boa empezó a rellenarse rápidamente. Pronto aparecieron los nombres de las más buenas de clase. Allí con todas sus flores y colorines. Yo quería por encima de todo aparecer en esa lista. 

Pero un fatídico día, y pillándome totalmente desprevenida gritó la profesora: ¡Iria, toda la tarde llevas hablando y harta estoy ya de avisarte! ¡Vas a lingua longa!

Mientras se acercaba a la pared para escribir mi nombre recuerdo que tuve ganas de llorar y gritar, parecía que el mundo se fuera a derrumbar sobre mi de la pena que me entró. ¿Como podía haberme despistado tanto durante esa tarde como para no ver venir la temible Lingua Longa?

La vida ya no tenía sentido. ¿Para que iba a seguir esforzándome en portarme bien el resto del año? Si total, estaba en Lingua Longa, no podía caer más bajo en esta vida.

Allí escribió mi nombre: Iria Bellas. Bien grande y bien visible. La primera y única de la lista. En la pared, a la vista de todos, humillandome todo el curso y recordándome cada día mi incapacidad para controlar mi  rebelde "lingua longa".

Es mi única foto infantil con cara de ofuscada que pude encontrar. No solía, ni suelo, ir enfurruñada por la vida. Probablemente este día estaría enfadada por tener que comerme ese enorme bodadillo.



9 de marzo de 2011

Va de premios

Por primera vez, mi blog ha sido premiado :)

Este honor se lo debo a la blogger  Naar cuyo Blog sigo desde hace poco tiempo, pero es genial. Se define como: Una pirada que vive con un gato, piensa cosas raras y encima viene aquí y las cuenta. Y me ha seleccionado a mi y a otros 7 de sus blogs favoritos para continuar con este concurso. Además me gusta un montón como describe mi Blog:

"La he descubierto hace poco, pero ha sido para quedarme. Me encanta, porque es veterinaria y cuanta cosas sobre bichos, aunque a veces también cuenta cosas sobre sí misma"


Pues bien, mis queridos  40 seguidores (¡Que ilusión que sigan aumentando!). El concurso consiste en tres cosas.

 1. Tunear (odio esta palabra) la copa de manera acorde con tu Blog. He aquí la mía:

 2. Contar 7 cosas personales¨:


1. Utilizo champú y mascarilla de Henna para darle un reflejo caoba al pelo. Siempre lo llevo planchado.

2. Soy adicta al café. Y al tabaco.

3. Odio a los toreros y a quien los admira, las pijas/os, los huevos fritos, las garratas, madrugar, los zapatos de tacón y a quien se cree mejor que los demás.

4. Soy muy golosa. Mi estante favorito de la casa esta lleno de Donuts, muchos Donuts (de chocolate por supuesto), Pringles, frutos secos, bollicaos, chocolate, Bocabits, gusanitos, palomitas...

5. Peso 46 Kg., tengo pecas, lentillas, llevo un aro en la nariz y mido 1,65-1,67 o así

6. Me encantan los perros, y sobre todo los gigantes: San Bernardo, Terranova, Boyero de Berna, Leonberger. Algún día... (No esto me lo reservo para la séptima cosa personal)

7. Ahora sí, algún día me gustaría vivir en una casita de amplio jardín (y con piscina a poder ser), para poder tener un montón de perros grandes, pero, aunque me gustan estas razas, los mios serán todos adoptados. Grandes, eso sí. Me imagino llegando a casa y  todos mis enormes y peludos perros corriendo felices a saludarme.GgGgGg


3. Ultimo requisito del concurso. Premiar a otros Blogs. La verdad es que hay pocos blogs que siga a diario. Eso si, los que me gustan, los sigo fielmente, así que ahí van algunos:


Incoloras ideas verdes duermen furiosamente: Fue uno de los primeros blogs que seguí y me enganchó desde el principio. Lo escribe una chica que cuenta sus asuntos cotidianos de una forma muy divertida. Se caricaturiza a sí misma y las situaciones que vive en Paint y últimamente tiene una sección muy original en la que grava vídeos sobre minutos de su vida a la que llama "Un minuto de Cristina".

Desde A Capelada: Blog de un compañero de trabajo esporádico, que "comparte sus opiniones acerca de las cosas que le van surgiendo en el día a día vinculadas con la naturaleza, concretamente con A Capelada y los concellos que la integran". Siempre acompañado de su inseparable cámara de fotos, en su blog podreis disfrutar de sus geniales fotografías, principalmente relacionadas con la naturaleza, paisajes y bichería variada, además de interesante información sobre la zona.

Obviamente cito su Blog únicamente por que me gusta y para darlo a conocer, no con la intención de que siga este jueguecito, pues el suyo es un Blog serio, en el que no creo que encajen este tipo de cadenas :P


Homepeixe: Aunque es el Blog de mi primo, no supe de su existencia hasta pocos días. Es un Blog de alguna manera similar al anterior, pero en este caso, mi primo habla mayormente de animalillos acuáticos con los que vive y a los que cría y cuida con suma dedicación y esmero en su propia casa. En su Blog nos muestra y comparte datos de interés sobre lo que es su pasión, sus peces, acuarios y demás.

(Al igual que en el caso anterior, no espero que siga este juego, simplemente quería nombrarlo)

El mundo que ven mis ojos:  Compañera de colegio desde la infancia hasta el instituto, "Tara" nos da en su Blog su punto de vista sobre diferentes temas, de actualidad o no. Nos acerca historias sobre gente especial, diferente o admirable. Opiniones, reivindicaciones, ilusiones o formas  de ver la vida. Es en todo caso un Blog muy interesante en el que siempre puedes aprender algo nuevo, o ver las cosas de manera diferente a la habitual.

La pieza perdida de un puzzle incompleto: Es una chica recientemente incorporada al mundo bloguero, que reflexiona sobre su vida, gustos e inquietudes. Como hace poco que la leo, aún no tengo una definición ni una idea más concreta de su blog, pero es muy agradable, pasándose siempre por el Blog a leer mis Peripecias y dejando comentarios.

Embolias de una aorta en paro: Es un Blog  muy ameno donde su escritora nos cuenta su vida, algunas veces mas minuciosamente que otras. Habla de los tiempos felices y los que no lo son tanto. Borracheras, gustos musicales, lecturas...


8 de marzo de 2011

Happy Birthday, my friend

Recuerdo muchos cumpleaños de Jorge.

Incluso recuerdo al primero que fui, con 6 años, era la primera vez que iba a su casa (y eso que era mi vecino), y por algún extraño motivo, Paula no paró de vomitar en toda la tarde. Pero es curioso, seguramente si no fuera por los vómitos incontrolados de Paula, yo no recordaría mi primer cumpleaños de Jorge.

También recuerdo uno de los últimos que celebré con él, un cumpleaños apoteósico en el Recuncho, en el que la pared acabó decorada con un: Felicidades Jorge, con unas letras verde fosforito que resplandecían en la oscuridad. Creo que cumplía 20.

Y hoy ya cumple 26.

Si me pongo a hacer memoria, seguramente podría recordar la mayoría de sus cumpleaños, de los 6 a los 20. Pero no viene al caso. Lo que quiero es poder estar ahí, para felicitarle cada uno de los que vendrán, y que mis recuerdos de cumples de Jorge, vayan de los 6 a los... 113 (¿Porque no?) años.

Ser una anciana arrugada, rechumida y con olor a vieja (Vale, dije muchas veces que no quiero llegar a ser vieja, pero todo sea por felicitarle a Jorge su 113 cumpleaños), y poder decirle, me acuerdo tu sexto cumpleaños cuando Paula vomitaba sin parar. Y aquel en el cumpliste... 28 (Por ejemplo), en el que eramos nosotros los que vomitabamos a destajo (Puesto que a los 28, por mucho que lo intentemos, ya no estaremos como a los 20, y nuestro cuerpo no soportará maravillosamente el garrafón). También recuerdo el día que cumpliste 30, aunque tu no podrás recordarlo, porque por motivo de tu depresión al llegar a tan fatídica edad, te pillaste tal cogorza que al día siguiente no podías recordar absolutamente nada (Para cuanto más 83 años después), pero tranki, yo estaré ahí para recordarte cada una de las gilipolleces de esa noche. (Por una vez, seré yo quien te recuerde los detalles de la noche, y no al revés :P)

Y podremos celebrar tus 89 años echándonos unos bailes en los jubilados. Dónde alomejor aún venderán "flashes" y chicles de mora, y podremos masticar uno para recordar los viejos tiempos, en los que parábamos en los "jubis" antes de ir al cole para comprar chucherías. Bueno, si es que aun nos queda algún diente para mascar un chicle de mora.

Pero, para que engañarnos, probablemente no llegaremos a los 113 años (A Dios gracias! :P), lo que vengo a  decir con todas estas divagaciones, es que espero poder estar ahí para felicitarte (Y celebrar contigo, a poder ser) cada uno de tus cumpleaños, sean los que sean, y estés dónde estés.

Gracias por todo Jorge, por estar ahí y por ser mi amigo durante tantos años.

Feliz cumpleaños

Espero que sigas disfrutando mucho de tu vida Londinense.

Jorge y yo en un mi ¿décimo? cumpleaños.  Fotos viejísimas y recortadísimas, en la primera yo haciendo es subnormal, en la de abajo sale también mi hermano y en la grande Jorge un poco despistado mientras yo soplo las velas

Jorge y yo.  Hace un año en su cumple

6 de marzo de 2011

Caracoles de colores

De pequeños hacíamos carreras de caracoles. Cada uno seleccionaba los suyos, marcábamos una Meta, y "echaban a correr", había que estar moviéndolos todo el rato pues a casi ninguno le apetecía ir hacia dónde queríamos. Y eso que a veces poníamos una apetitosa lechuga en la Meta para atraerlos.

Un día se me ocurrió que, cada uno de nosotros podía pintar sus caracoles de un color, para hacer el concurso más interesante y vistoso.

Cogimos temperas y pinceles y cada uno pintó sus concursantes. Quedaron monísimos. Pero los pobres nunca jamás se volvieron a asomar fuera de su concha.

Supongo que morirían intoxicados por la pintura. Todo mi gozo en un pozo.


1 de marzo de 2011

El de la Bechamel imposible

Ayer fui a comer y pasar el día con mis padres. Charlando con mi madre le comenté que pretendía hacer Lasaña para cenar (cosa que, por supuesto, nunca había hecho, como casi cualquier receta culinaria). Ella con mucha calma (toda la que yo necesito para cualquier cosa relacionada con la cocina), me explicó paso a paso todos los secretos de la Lasaña, y me obligó a tomar nota porque dijo que si no me olvidaría.

Puso especial énfasis en la elaboración de la Bechamel. Cosa que me mosqueó un poco, porque hace unos días, cuando le comenté a Clara mi pretensión de hacer Lasaña (Sí, la idea llevaba un tiempo rondandome la cabeza) comentó que podría tener dificultades con la Bechamel. Y si Clara considera que voy a tener complicaciones, las tendré. Porque, no vamos a engañarnos, antes de trabajar juntas compartimos piso durante 7 años, y me va conociendo. Vio como se me cortaba la mayonesa de bote, como lo que pretendían ser patatas fritas se convertía en una extraña masa revuelta e incluso como la gelatina, que es algo tan sencillo como echar unos polvos en agua y dejarlo enfriar no llegaba a cuajar. Por eso le permito opinar sobre lo que soy capaz o no de hacer. Como cuando el mes pasado, le comenté que estaba pensando en hacer Sepia para el cumpleaños de D. No rotundo. No me saldría bien. Al parecer no es tan fácil hacer sepia, puede quedar dura. Nunca lo sabré.

La cuestión es que mi madre me explicó entusiasmada como hacer Lasaña. Insistió en que primero hiciera la Bechamel, cosa que después entendí. Al llegar a mi hogar me puse manos a la obra. Puse la harina en el cazo, encendí la vitrocerámica, y poco a poco fui añadiendo leche y batiendo. La leche hirvió, la harina formó unos grumos enormes y al final todo el conjunto se quemó adquiriendo un tono beis (vale, Beige) y quedándoseme pegado al fondo.

Llamé a mi madre que me sugirió otro método: Pon esta vez la leche a calentar y vete añadiendo la harina muy poco a poco espolvoreandola. Muy despacio. Estuve casi tres cuartos de hora bate que bate. Iba bien, pero al final me emocioné con la harina y volvieron a formarse grumos. Hubiera podido ser pasable, pero me di cuenta de que además había hecho muy poca. Mi madre me daba ánimos por el teléfono mientras se partía de risa. Insinuó que siguiera agregándole leche y harina. Pero yo me planté. Lo siento madre, llevo aquí una hora, que hasta me duele el brazo de tanto batir, y tengo tan poca bechamel que no cubriría ni una placa y para eso, grumosa. Y aun me queda por hacer el resto de la Lasaña. Desisto.

A mi madre le resultó gracioso y me descubrió que se vende Bechamel ya preparada. ¡Y para eso pierdo una hora de mi vida! Pero no es lo mismo dijo. Me da igual, tampoco es lo mismo estar aquí batiendo que estar tirada en el sofá viendo la tele. 

Hoy tengo que pasarme a comprar la Bechamel prefabricada. Aunque solo sea por no desperdiciar el Kilo de carne picada que compré.

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital