7 de noviembre de 2011

Perro colocao

Ayer, Domingo, estaba suturando a un ENORME perro de más de 50 Kg. El caso es que se había cortado un dedo y venía sangrando "a chorro", literalmente. Había parado la hemorragia y empezaba a suturar cuando llamaron a la puerta. Mierda.

Eran 3 adolescentes que nada más abrí depositaron su perro, boxer cachorro, en el mostrador y dijeron: Míralo, si parece "colocao". Al pobre le temblaba la cabeza y tenía espasmos. Yo tenía las manos y el pijama llenos de sangre y el otro perro a medio suturar, así que les dije que pasaran un momentito a la sala de espera.

Cuando acabe con el otro y entré a la sala a buscarlos, uno de ellos dijo: "Directamente te voy a decir que no tengo ni un duro. Además, ¿Me vas a cobrar para decirme que se comió un porro?"

Yo: Ah, así que es eso lo que se comió.

Chico: No... Si... Bueno, no sé. Eso me lo tendrás que decir tú.

Yo: No, tú eres el que me tiene que decir lo que comió, y entonces yo le pondré un tratamiento en consecuencia (Estaba claro que sabía lo que había comido el perro, mayormente porque lo habrá echado en falta).

¿La gente cree que hacemos a los perros análisis toxicológicos? ¿O que somos adivinos?

Chico: ¡Que disgusto se van a llevar mis hijos como se muera!

Disgusto es que tengas hijos y no tengas ni para pagarle una consulta al perro pero si para comprar porros...

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital