17 de marzo de 2012

Que será, será...

Hoy viví uno de los momentos más felices e increíbles de mi vida. D y yo fuimos a hacer la ecografía de las 20 semanas. Yo iba bastante nerviosilla, ya no por conocer el sexo del bebé, cosa que seguramente pasaría, si no por saber que tal iba todo. Sobre todo porque todas mis fuentes de información; libros, internet y diversas conocidas, indicaban que a estas alturas y desde ya hace semanas, debería haber notado los primeros movimientos de mi bebé. Y por más que apliqué el fonendo, le puse música con los auriculares pegados a la barriga, le hablé como me recomendó mi tía, que es matrona, y le leí cuentos, nada, no conseguí ni el más mínimo golpecito.

Por todo esto esperaba impaciente, casi más preocupada que ilusionada, mi visita al ginecólogo.

Antes de poner el ecógrafo en la barriga, nos preguntó si queríamos conocer el sexo del bebé, a lo que respondimos que si. En cierto momento de la exploración, volvió a preguntarnos si queríamos saberlo, y aún respondiéndole que si volvió a preguntar, una vez más, que si estábamos seguros. Impacientes respondimos: ¡¡¡Siii!!!! Y fue cuando nos dijo que era una niña. Una niña. Creo que mi sonrisa fue de oreja a oreja. D y yo nos miramos felices. Que alegría. Y ya no solo por saber que es niña. Supongo que si hubiera dicho niño nos hubiéramos alegrado igualmente. Si no porque por fin sabemos que es. Eso lo hace como más real. Ya no es "Un bebé", sino una niña. Ya puedes imaginártela, dirigirte a Ella. Ya es alguien.


Y para mi inmenso alivio se mueve, y mucho. Nada más colocar el ecógrafo apareció la pequeña moviéndose. Y además en una posición de lo más original. Toda dobladita, con los pies pegados a la cara. Que maja.

Después se estiró, para acto seguido tapar la cara con las dos manitas. ¡Pero que maravilla!

Y yo seguía con la sonrisa indeleble pegada a la cara. 

Y D igual.


Mi intento de dibujo en Paint se debe a que he tomado la firme decisión de no publicar en el Blog ni en redes sociales ninguna imagen de la pequeña, empezando por las fotos de las ecografías. Hay una fina línea que separa lo que es compartir anécdotas puntuales y algunas vivencias, de aquello que es privado, sólo para nosotros.  Espero no saltarme esta norma que me he auto-impuesto cuando vea su carita y me entren ganas de compartirla con el mundo entero.

2 ladridos:

Naar dijo...

bueno, enseñarla o no es tu decisión y estará bien hagas lo que hagas, me alegro mucho de que todo te vaya bien y que la pequeñina se mueva mucho aunque no lo notes aún.
un beso!

Sidrina dijo...

Felicidades por ella... y disfrutala que enseguida crecen. Bicos.

Publicar un comentario

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital