30 de noviembre de 2012

Grandes logros de la humanidad. Primera Parte


Cuando no era madre, consideraba los tampones y las lentillas las dos grandes obras de arte del ser humano. Esto puede parecer algo frívolo, ya que ninguno de los dos son indispensables para mi supervivencia personal pero oye, me hacen más agradable el día a día. 

Ni que decir tiene la indiscutible utilidad de los primeros, no me imagino viviendo en la antigüedad (entiéndase como antigüedad toda época anterior a la revolución de los Tampax) y tener que prescindir de según que cosas en determinados días del mes, como ir a la playa, bañarme en la piscina, o incluso adecuar mi ropa a tan delicado periodo. Y todo esto por no hablar de higiene y comodidad, no hay porque entrar en temas tan escatologicos. 

Y en lo que a lentillas se refiere, las considero indispensables, y no porque tenga ningún problema con las gafas, que no lo tengo, de hecho me parecen monísimas y dan un aspecto la mar de interesante, pero a mi personalmente me resultan muy incómodas, me marean, se ensucian constantemente, me molestan en la nariz, se empañan, se caen y tu ángulo visual se limita bastante. Y en lo que a comodidad se refiere soy muy tajante, que no me pondría unos zapatos de tacón aunque ("Dios" no lo quiera) me invitase a cenar la mismísima reina o acudiera como tertuliana a Sálvame Deluxe.

Me parece terriblemente injusto que todos sepamos quién inventó la bombilla o quien fue el descubridor de la penicilina y en cambio desconozcamos el origen de estas dos genialidades.

A lo que iba, desde que soy madre estoy descubriendo un sinfín de utensilios que me hacen la vida mucho más fácil. Y eso que en lo referente a bebés y crianza soy bastante tradicional ( Léase: Lactancia Natural, Colecho y Porteo), pero hay modernidades cuya utilidad es innegable.

La primera de ellas, regalo de mi tía Coché, es la cámara Vigila-bebés. Los anteriores "Walky Talkyes" que sólo transmitían sonidos serían útiles, pero lo de la cámara ya es el "novamás". Si Sabela duerme, juega o se balancea tranquilamente en su hamaca, enchufo la cámara y puedo hacer lo que quiera en cualquier parte de la casa y tenerla perfectamente controlada. Que una cuando es madre se vuelve muy loca, y no es suficiente  con saber que no llora, si no que necesito saber que cara pone, si parece incómoda, si está en buena posición o si respira de forma regular. Es lo que tiene la maternidad, que trastoca hasta a la más tranquila.



5 ladridos:

Bergeronnette dijo...

Te has hechoa twitter??? O_o, ahora mismo te sigo!

Iria Veterinaria dijo...

Ya hace que lo tengo, pero la verdad es que no le doy mucho uso, para ser sincera aún no se muy bien como va... :P

Ser Educadora - BRT dijo...

Menos mal, ya pensaba que era la unica lerda que no sabía usar twitter, además no es que me guste especialmente..... es que tener demasiados perfiles en las redes sociales me aturullan... A lo que iba!!! A mi también me fascinan los vigila bebés con cámaras, y más las camaras que se pueden adaptar a cualquier sitio porque llevan como una pinza y la cámara tiene varias posiciones.... Los adoro!

Iria Veterinaria dijo...

si si esta es de esas!! la camara tiene varias posiciones y el interfono se puede apoyar y colgar, la gloria!! :D

Naar dijo...

Si crees que los tampones son un avance, prueba las copas menstruales de silicona. son el mejor invento del siglo, con diferencia.
un beso :)

Publicar un comentario

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital