17 de marzo de 2012

Que será, será...

Hoy viví uno de los momentos más felices e increíbles de mi vida. D y yo fuimos a hacer la ecografía de las 20 semanas. Yo iba bastante nerviosilla, ya no por conocer el sexo del bebé, cosa que seguramente pasaría, si no por saber que tal iba todo. Sobre todo porque todas mis fuentes de información; libros, internet y diversas conocidas, indicaban que a estas alturas y desde ya hace semanas, debería haber notado los primeros movimientos de mi bebé. Y por más que apliqué el fonendo, le puse música con los auriculares pegados a la barriga, le hablé como me recomendó mi tía, que es matrona, y le leí cuentos, nada, no conseguí ni el más mínimo golpecito.

Por todo esto esperaba impaciente, casi más preocupada que ilusionada, mi visita al ginecólogo.

Antes de poner el ecógrafo en la barriga, nos preguntó si queríamos conocer el sexo del bebé, a lo que respondimos que si. En cierto momento de la exploración, volvió a preguntarnos si queríamos saberlo, y aún respondiéndole que si volvió a preguntar, una vez más, que si estábamos seguros. Impacientes respondimos: ¡¡¡Siii!!!! Y fue cuando nos dijo que era una niña. Una niña. Creo que mi sonrisa fue de oreja a oreja. D y yo nos miramos felices. Que alegría. Y ya no solo por saber que es niña. Supongo que si hubiera dicho niño nos hubiéramos alegrado igualmente. Si no porque por fin sabemos que es. Eso lo hace como más real. Ya no es "Un bebé", sino una niña. Ya puedes imaginártela, dirigirte a Ella. Ya es alguien.


Y para mi inmenso alivio se mueve, y mucho. Nada más colocar el ecógrafo apareció la pequeña moviéndose. Y además en una posición de lo más original. Toda dobladita, con los pies pegados a la cara. Que maja.

Después se estiró, para acto seguido tapar la cara con las dos manitas. ¡Pero que maravilla!

Y yo seguía con la sonrisa indeleble pegada a la cara. 

Y D igual.


Mi intento de dibujo en Paint se debe a que he tomado la firme decisión de no publicar en el Blog ni en redes sociales ninguna imagen de la pequeña, empezando por las fotos de las ecografías. Hay una fina línea que separa lo que es compartir anécdotas puntuales y algunas vivencias, de aquello que es privado, sólo para nosotros.  Espero no saltarme esta norma que me he auto-impuesto cuando vea su carita y me entren ganas de compartirla con el mundo entero.

7 de marzo de 2012

La vida de ama de casa

Quien me conoce sabe bien que siempre he evitado en la medida de lo posible todo aquello relacionado con las labores del hogar. Nunca fue, ni es, uno de mis objetivos aprender a ser una buena ama de casa. Hacendosa, con todo reluciente y la comida siempre lista. Lo justo para ir sobreviviendo sin morir de inanición y mantener un mínimo de orden y limpieza siempre fue suficiente. Y tampoco es que sea una vaga, es que siempre tenía algo más importante que hacer. Y ahora me encuentro a estas alturas de mi vida sin conocer técnicas de limpieza ni recetas sabrosas.

Y eso que llevo bastante años viviendo fuera de casa. Primero como estudiante. Con, para que negarlo, todo lo que eso implica, estudio, juerga y mucho hacer el vago. Además Clara se ocupaba de que no nos devorara la suciedad, cuanto tengo que agradecerle en esta vida, haciéndonos aun más vagas al resto. Derrepente me encontré con la carrera acabada y antes de que me diera tiempo ni de hacerme a la idea ya tenía trabajo.

Y los últimos años ese trabajo ocupó prácticamente todo mi tiempo, con horarios de locura, días, noches, horas y horas, y tantas guardias que ni siquiera tenía libres los fines de semana. Con lo cual, las tareas del hogar continuaron en su histórico segundo plano.

Pero ahora, del día a la mañana, me encuentro de baja y esperando un retoño, con lo que el término "ama de casa" resurge de sus cenizas para pasar del olvido al presente más inmediato.

No hay salida, esta vez no tengo por dónde escabullirme, D trabaja y yo estoy de baja, tenemos un hermoso piso que cuidar y D vuelve hambriento del trabajo. No me queda más remedio, mi momento ha llegado.

Al principio me encontré un poco perdida, la verdad, pero ya lo voy controlando. En lo que a cocina se refiere, hasta hace bien poco no iba mucho más haya de pasta con tomate, patatas fritas y filete vuelta y vuelta en la sartén, en cambio ayer preparé pollo asado y hoy ensaladilla, y no de bolsa como venía haciendo hasta ahora, no señores, ensaladilla de verdad, preparando todos sin ingredientes uno por uno. Y no es que esto me haga sentir loca de satisfacción y orgullo, pero oye, estoy empezando a dominar otro ámbito de la vida, lo que no esta nada mal.

Y la verdad es que es relajante vivir una temporada sin prisas, jefes ni horarios. Levantarme a una hora razonable, desayunar con calma, pasear con Rasta y hacer las cosas de la casa escuchando música. Además se acerca la primavera, y por primera vez en mi vida podré disfrutarla, sin exámenes ni trabajo.



6 de marzo de 2012

Una historia contada por mi hermano

Esta mañana, mientras paseaba al perro, iba pensando que hace tiempo que no cuento ninguna anécdota divertida en el blog como solía hacer, y no es que no me divierta, pero últimamente el embarazo y el bebé ocupan mi mente, y todo parece demasiado especial, y sobre todo íntimo, como para compartirlo aquí.

Pero, al llegar a casa y abrir el Facebook, me encontré la historieta divertida que estaba buscando. No es una historia mía, ni contada por mi, sino por mi hermano, que además  de escribirla con gracia y maestría, tuvo la generosidad de cedermela para contar aquí.

Os dejo con Santi y su historia (Tal como él la escribió):

"En este momento desearía tener la capacidad narrativa de mi hermana para contar la peripecia que acaeció allá por el verano del 93.. ¡Ah no! ¡Que fue ayer! 

Resulta que hace unos meses mi compañero de piso V (V de Vitro, pasamos del anonimato) se encontró una araña en la nevera que al parecer vino con los huevos caseros que trajo M (Macarra). Esta araña se convirtió en nuestra compañera adquiriendo el nombre de Teje ya que tras un pequeño trabajo de investigación descubrimos que se trataba de una Tegenaria doméstica. Con el bautizo aumentó también su propiedad inmobiliaria y pasó de vivir en un minúsculo recipiente a gozar de todas las comodidades que proporciona una caja de regalices (Torcidas de fresa… mmmm).

Fueron pasando los días y la fuimos alimentando con los insectos que osaban entrar en nuestro hogar, pasó a convertirse en una obsesión y los tres tenores andábamos siempre alerta al aleteo de cualquier "abelaiña" para dar de comer a la cuarta habitante del piso, siempre atentos también a procurarle un macho para que, ojala algún día, aumentara la familia. " El otoño duró lo que tarda en llegar el invierno " y el número de insectos se redujo drásticamente, preocupado por la subsistencia de Teje le procuré un suculento manjar de grillos que, sorprendentemente, se venden en cualquier tienda de animales. Estos grillos acapararon mi atención e incluso delegaron a Teje a un segundo plano, compartían vivienda con ella y parecía feliz, aumentando su tamaño considerablemente. En una ocasión uno de los grillos mudó la piel y se quedó completamente blanco, luciendo unas hermosas alas, esto me hizo mucha ilusión y amenizó mis jornadas de estudio allá por finales de enero. Con esta abundancia de alimento Teje creó unos ovillos de tela rodeando un par de grillos que nosotros creímos guardaba para las vacas flacas, que ya conocía.


Tras toda esta introducción llega ya el momento álgido de la historia y es que ayer, observando el gran hábitat, descubro una pequeña araña. El tamaño es lo suficientemente pequeño para que pudiera colarse por los respiraderos, pero rápidamente descubro otra, ¡y otra! ¡¡¡y un ciento!!! ¡¡¡Tege fue mamá!!! El shock es brutal y no entendiendo como no conociendo macho en más de cuatro meses pudo dar lugar a tal acontecimiento sólo se me viene a la cabeza la frase de Jurassic Park... ¡La vida se abre camino!  Frase que se me ocurrió mientras hablaba con mi padre, gran aficionado también a la bichería a quien, como si de un parto familiar se tratara, fue el primero al que llamé tras el gran descubrimiento (J.B. también cría grillos contagiado por la gran ilusión que me proporcionaron)


En estos momentos mi única preocupación es obtener alimento para las recién llegadas y, tras informarme, resulta que necesito un cultivo de Drosophilas (moscas de la fruta). Estas son las que ocupan ahora mi cabeza y mi nueva ilusión... ¡Les mantendré informados!

Un placer poder participar en las peripecias de mi hermana."
La casita de Teje

Teje


Las arañitas
Su alimento








3 de marzo de 2012

Sonidos


Llevo días con el fonendo pegado  la barriga tratando de escuchar  a mi pequeñ@. Oía todo tipo de sonidos, de golpes y movimientos acuáticos, como los que se oyen en los documentales submarinos, pero aún moviendo el fonendo milímetro a milímetro, no era capaz de escuchar el corazón. Cosa muy normal, por otro lado, ya que cuando me hice la última ecografía, aunque ya hace un par de semanas, el corazón solo medía un centímetro, y no podía ser fácil dar con él. Pero hoy por la mañana cogí el fonendo aún estando en cama y con mucha calma y silencio total por fin fui capaz de oírlo. ¡Que emoción! Que pena que D estuviera trabajando y no pudiera participar de mi descubrimiento. Me quedé concentrada escuchándolo durante mucho tiempo. Hasta que Rasta se puso pesado, y lloriqueando para que me levantara y lo sacara a pasear, me devolvió al mundo real.

Por otro lado, mi pequeñ@ debe parecerse a D, porque ya no me gusta el queso. Mi madre me trajo un queso hermoso, muy curado como a mi me gusta, bueno, gustaba porque no soy capaz de hincarle el diente. Una pena.

Sé que el blog resultaba mucho más divertido cuando contaba anécdotas veterinarias, pero como estoy de baja (¡y tan ricamente!) las peripecias escasean. Ayer me llamaron de la Televisión de Galicia, del programa Actualizados. Habían visto mi blog y me invitaban a grabar un pequeño reportaje mostrando mi trabajo. Como estoy de baja no pudo ser, aunque de no haberlo estado, tampoco creo que me hubiera interesado.

Ya tenemos montada la cuna y la habitación del bebé empieza a tomar forma. Algún día puede que os la enseñe.

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital