22 de junio de 2012

34 + 3



Y... Después de tantas listas, candidatos, vueltas atrás, dudas, discrepancias, sugerencias y opiniones, por fin tenemos un nombre para nuestra pequeña. No ha sido cosa fácil, sobre todo el ponernos de acuerdo. Contra todo pronóstico resultó que a D le gustan los nombres más clásicos del mundo del tipo Carmen o incluso Lola. En cambio yo quería un nombre super original e inaudito, pero mis opciones le gustaron tan poco como a mi las suyas. En vista de las enormes diferencias de opinión acordamos que en lugar de que uno tuviese que ceder y quedarse con un nombre que no le gustase na de na, tendríamos que ceder un poco cada uno y escoger aquel que nos gustase por lo menos un mínimo a los dos.

Con el tiempo concluimos que a los dos nos gustaría un nombre gallego, aunque últimamente están bastante explotados, y entonces fue cuando a D se le metió en la cabeza que quería llamarle Iria, igual que yo. Por un lado me pareció bonito que quisiera ponerle mi nombre a nuestra sucesora, pero por el otro me pareció que sería un follón tremendo tener dos Irias en la misma casa, así que, por muy tentador que pudiera resultar tener una mini yo con mi mismo nombre al más puro estilo Gilmore, decidí que el asunto no me convencía.

Finalmente encontramos un nombre gallego a gusto de los dos, sobre todo de D que fue el que lo sugirió. Los que seáis gallegos seguro que conocéis a unas cuantas niñas, y no tan niñas, con este nombre, los que no, es probable que nunca lo hayáis escuchado. Es la variante gallega del nombre Isabel. Es...


SABELA


Aunque en Galicia es un nombre que se oye bastante, a nivel español la proporción es ínfima, como se puede ver en esta tabla que encontré por Intenet.


Hasta a Rasta parece que le gusta.


Rasta y Sabela


18 de junio de 2012

33 + 6


Así me encuentro hoy por hoy. Ya son 33 semanas y 6 días y la barriga no para de crecer y crecer.

Es increíble como puede dar de sí el cuerpo humano. Me miro, veo fotos y me parece increíble que hace sólo unos meses pesara 47 kilitos. ¡Y ni una estría! Aunque no voy a cantar victoria de momento... 

La gente dice que en un par de meses después del parto recuperas tu peso anterior, pero la verdad es que me resulta difícil de creer. Ya os contaré.

El día 8 fui a hacer la ecografía de las 32 semanas. Mi  peque pesa 1,600. Al parecer, aunque dentro de los margenes de la normalidad, es un poco pequeñita. Pero vamos, que la ginecóloga no le dio mayor importancia, así que no será cosa grave.



Poco a poco y con mucha ilusión D y yo vamos comprando las cosillas que nos faltan para la nena. Este finde compramos la sombrilla para el carrito y una barrera para poner en nuestra cama que evita que la peque se caiga cuando duerma con nosotros, ¡como me tarda!

Cuando vamos a la compra también traemos cosas como pañales y toallitas, y es que estoy tan impaciente que ya empecé a preparar la bolsa del bebé para el hospital.

Consultando en Internet te encuentras listas interminables sobre todo lo que tienes que llevar, y te aconsejan equiparte con 50 pijamas, 100 mantitas y 1000 chaquetillas. Pero en las clases de preparación al parto la matrona dijo que necesitas poco más que una mantita, toallitas, unos gorritos y algún pantaloncito, ya que lo demás te lo dan allí.

A eso yo agregué algunos bodies y calcetines y con esto creo que tengo preparado todo lo necesario para sus primeros días. Y si no fuera porque aun tiene que ganar 1 Kilo como mínimo para nacer sanita, estaría deseando que naciese hoy mismo ¡Que ganas de que esté aquí!


4 de junio de 2012

31 + 5

31 semanas y 5 días. ¡Sólo quedan 61 días! 

Mi barriga
Tengo una barriga enorme y se me está pintando la línea alba, una rayita oscura que aparece en las barrigas de algunas embarazadas como dividiéndola en dos. Tengo el ombligo salido hacia fuera y el agujero del piercing que lucía hace unos meses se está estirando de una manera muy extraña. Pero todavía me siento ágil y cómoda, lo que supongo es una suerte a estas alturas, aunque no llevo nada bien el calor, por eso paso cada rato que puedo en la playa, bronceando la barrigola y refrescandome en el mar.


El otro día estaba bañándome con D, cuando una señora bañista sonriente se acercó a conversar. 

-¿Que llevas ahí?- preguntó curiosa- ¿Un niño o una niña?

-Una niña - respondí yo orgullosa.

-Que bonito - comentó ella sonriendo - Una mamá tan joven, en el futuro pareceréis hermanas. Tienes que tener cuidado - dijo dirigiéndose a D - ¡Porque van a parecer hermanas! (¿Cuidado por qué? No lo sé). ¿Cuantos años tienes? ¿20?

-No, 27 -respondí yo.

- ¡27! Desde luego no los aparentas, tu madre te dio buena leche de pequeña. Sabes escoger bien - dijo dirigiéndose otra vez a D - buena genética, si si, buena genética. 

Es sorprendente como se interesa la gente completamente desconocida desde que empezó a hacerse evidente la barriga. Una cajera de Alcampo también nos preguntó si íbamos a tener un niño o una niña y nos deseó toda la suerte del mundo. Los padres les susurran a sus hijos pequeños "Mira, esa chica lleva un bebé en la barriguita", y los niños me miran sorprendidos, intentando comprender tan extraño fenómeno ¿Como habrá podido colarse un bebé ahí dentro? Muchas veces la gente por la calle mira la barriga y me sonríe. 

Es muy curioso con que ternura y simpatía reacciona la gente ante una barriga.

Ayer mis amigas me hicieron una fiesta sorpresa de "Bienvenida pequeñuela" con D como complice, que me llevó hasta allí con los ojos vendados, y me regalaron un montón de cosas chulas para la peque.

La niña es guapísima, lo sé porque la vi en una ecografía 4D, y se mueve mucho, sobre todo por las noches, hace un rato D se apoyó sobre la barriga mientras le hacía ruidos y la niña empezó a darle pataditas en la cara. Fue genial.  También se mueve cuando le pongo música. No me canso de mirar, doblar y colocar una y otra vez toda su ropita. Tengo tantas ganas de verla que casi cuento los minutos que faltan para la fecha estimada. 

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital