28 de agosto de 2012

En mi cama somos tres



Yo en la nube
 Efectivamente, como ya pronosticó alguien en un comentario en mi entrada anterior, 18 días después del nacimiento de Sabela sigo en una nube.

  Si así es como van a ser las cosas, toda esa gente que hablaba de todo el trabajo que da un bebé y de como te cambia la vida, estaba muy equivocada. 

  Cierto es que tienes que estar todo el día pendiente de ella, atendiéndola y cuidándola, pero yo no lo llamaría trabajo porque es de lo más agradable.

  De hecho, mientras escribo esta entrada con una sola mano, tengo en la otra a la niña mirándome con los ojos como platos y sin soltar un quejido.





Una de las cosas que contribuye a facilitar nuestras vidas con respecto a las de otras madres es el colecho, es decir, dormir con Sabela.

 La gente se echa las manos a la cabeza cuando lo comentamos, todo son opiniones negativas al respecto y la mayoría coincide en que acabaremos arrepintiéndonos. Pero a mi me gusta dormir con mi hija, igual que me gusta dormir con D. Lo practicamos desde el primer día y es genial. Dormir notando su cuerpecito al lado, abrazándola y mimándola es una experiencia increíble. Además no hay rabietas ni lloros nocturnos, Sabela no tiene que desgañitarse por tener hambre, reclamando calor o simplemente cariño y compañía porque lo tiene todo a su disposición. Aveces se duerme agarrando muy fuerte mi dedo con su manita.


La manita de Sabela agarrándome
Hoy tuvimos la primera visita al pediatra y ya pesa 3.200 Kg. ¡Bien!

16 de agosto de 2012

¡Ya soy Mamá!


El pasado Viernes 10 de Agosto a las 21:35, después de 2 largos días ingresada, por fin nació Sabela con 2,800 Kg. y 50 cm. de largo. 

Y hoy, 6 días después todavía sigo en una nube. Es tan guapa, tan buena y tan simpática que no puedo dejar de mirarla. Duerme muchísimo y no se despierta ni a tiros (En eso salió a su madre). No llora nunca. Sonríe. Come muy bien. Hace un montón de gestitos con la cara. Mueve los bracitos y las piernas con muchísima energía. Le encanta la música. Y es preciosa. Tiene bastante pelito de color negro, la piel morena, una nariz pequeña y labios gorditos.

Me encanta tenerla siempre en brazos, dormir con ella en la cama, darle de mamar y hablarle. Hasta me gusta cambirle el pañal, de hecho D y yo nos "peleamos" por cambiarla y vestirla. Esto hizo que nuestra compañera de habitación en el Hospital comentara "Vais a tener que encargar otra, que no os llega una para los dos".

Desde el Lunes estamos en casa. Pensé que los primeros días serían algo estresantes y de adaptación, pero estamos muy relajados, tranquilos y felices. Es que Sabela nos los pone muy fácil.


Empezando. 09/08/12  12:00




6 de agosto de 2012

40+4


Y seguimos igual.

Nunca lo había pensado, pero no creo que haya en la vida días de mayor impaciencia e incertidumbre que estos, cuando esperas con ilusión el momento que cambiará tu vida pero no sabes si será hoy, mañana o dentro de una semana.

3 de agosto de 2012

Pecas


Dicen que durante el embarazo tienes que tener mucho cuidado al exponerte al sol y utilizar mucha protección, sobre todo en la cara, ya que te pueden salir manchas. Creo que tiene algo que ver con que durante el embarazo aumenta la melanina o algo así. 

El caso es que mancha no me salió ninguna, pero las pecas no paran de multiplicarse. Siempre fui pecosa, pero nunca, ni en mi infancia que fue la época de su mayor apogeo, tuve tantas como ahora. Y están en todas partes, en la cara, en la frente, los brazos e incluso los dedos de las manos. Nunca me molestaron, y siguen sin hacerlo pero temo que como sigan multiplicándose así al final acaben fusionandose entre ellas dando lugar a un enorme manchurrón marrón.


Con respecto a Sabela, sigue dónde estaba. Se mueve mucho pero se ve que aún no está lo suficiente incómoda como para animarse a salir. Hoy el ginecólogo me dijo que seguía muy verde y además comentó que según las ecografías ¡Todavía salía de cuentas hoy! Se ve que sus cálculos no son los mismos que los de la matrona, por lo que, no sólo no avancé nada, si no que me siento como si hubiese retrocedido 3 largos días atrás y hoy, salgo de cuentas otra vez.

2 de agosto de 2012

40 semanas


Si señores, ya estamos en la semana 40 y Sabela sigue sin querer salir. El lunes a las 12, justo cuando salía de cuentas, mi querida amiga Marta Mancebo me mandaba el siguiente mensaje:

"Comienza la cuenta atrás. Sales de cuentas en 3, 2, 1 .... 0!! Ya notas algo? Alguna contracción? Movimiento extraño? Sabela está madura? Rotura de aguas? Me imagino que no será tan instantáneo, Jajaja Así que paciencia y kilos infinitos de ánimo!! Un beso grande para la mami más guay del mundo y la peke más remolona!! :P"

Pero no, va a ser que la cosa no es tan matemática porque 3 días después sigo como estaba.

Mi abuela dice que esta noche hay luna llena y que por tanto nacerá seguro. Cosas de abuelas.

Mi tía, que es matrona, me recomendó caminar ¡2 horazas diarias!, una por la mañana y otra por la tarde. Ayer, mientras D trabajaba y decidida a traer a Sabela a este mundo, me enfundé el chándal, cogí al perro y me dispuse a caminar la hora necesaria para empujarla a salir. Empecé muy animosa y a buen paso imaginándome esa misma noche en el hospital. Pero 15 minutos después me sentía agotada y a punto de desfallecer. ¡Tengo que seguir! me dije, todo sea por verle la cara a mi nena. Y seguí. Empece a encontrarme mejor y seguimos a buen ritmo. Pero entonces me dí cuenta de que me había dejado el móvil en casa. Me entró el pánico porque ya me había alejado bastante y pensé ¿Y si empieza a dolerme ahora y no tengo como avisar a nadie? Y lo que es peor ¿Y si rompo aguas y no pudiendo llamar para pedir auxilio tengo que caminar por todo el pueblo de vuelta a casa empapada? Ante estas circunstancias decidí volver a casa cuanto antes e intentarlo de nuevo al día siguiente.


Mayo 2012

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital