17 de septiembre de 2012

Ponte a tu bebé




Después de "En mi cama somos tres" hoy añado en el margen de mi blog otro logo, esta vez con el lema "Ponte a tu bebé" también extraído de El Blog de Sarai Llamas.

Y es que desde ayer tengo por fin mi propio fular para llevar "puesta" a Sabela. Y hecho en casa. Tras mucho buscar mi tía Loli encontró la tela elástica que necesitábamos, monísima además, y siguiendo mis indicaciones mi abuela le dio forma.


Esta última  no estaba muy convencida de lo que estaba haciendo, no acababa de ver la idea de llevar a la niña colgando, ni tenía muy claro como podría con eso sujetarla de forma segura.

Pero cuando ayer le demostré lo sencillo que era ponerla, lo cómodo que resulta, y lo a gusto y tranquila que iba la niña se quedó contentísima con el resultado de su trabajo.

Sabela llevaba una tarde un poco llorosa, entre los cólicos, el jaleo (de comida familiar dominguera) y el andar de colo en colo no estaba muy tranquila. Pero fue colocarme el fular y meterla dentro, notando el calorcito de mi cuerpo y el movimiento y se quedó dormida inmediatamente y para el resto de la tarde. 

No creo que haya forma mejor para llevarla, para mi es comodísimo, ya que incluso me deja las manos libres para hacer cualquier cosa. Y a ella, bueno, habría que preguntarle, pero creo que las siestas que se pega sin quejarse absolutamente nada hablan por si solas.


Yo con Sabela "puesta"

12 de septiembre de 2012

Sabela y Rasta


Como ya comenté anteriormente, durante el embarazo tuve que escuchar todo tipo de comentarios negativos (¡cómo no!) sobre que pensaba hacer con el perro cuando naciera la niña. 

¿Y que vas a hacer con el perro, vas a deshacerte de él? ¿Lo darás en adopción? ¿Vas a sacrificarlo? (!!!) Los perros se celan mucho de los niños. Puede volverse agresivo con ella. ¿Vas a quedarte con él? ¡Que peligro! Imagínate que la muerde...

Y aunque siempre dije que confiaba en él, que por supuesto no tenía pensado deshacerme de él y que haría todo lo que estuviera en mi mano para que se adaptase, en mi fuero más interno tenía un poco de miedo a como reaccionaría. Porque aunque es cierto que confío plenamente en él y que es muy bueno y cariñoso, también es un perro muy  enérgico y se pone un poco nervioso en presencia de algunos niños (sobre todo aquellos que corren y gritan). Por eso esperaba el primer contacto un poco nerviosa.

Pero la verdad es que estoy muy orgullosa de él. Desde el principio estuvo muy tranquilo con ella, al principio no le dio mucha importancia, y luego cuando se fue dando más cuenta de su presencia se interesó un poco más olisqueándola con mucha calma. Ahora si te descuidas intenta lamerle (aveces con éxito) los pies o la cabeza, que son las partes a las que tiene más acceso, cosa que de momento tampoco me hace mucha gracia porque las lametadas del perro están cargadas de basterias y ella es aún muy pequeña. Pero el caso es que demuestra interés, e incluso pequeñas muestras de cariño hacia ella, pero en ningún caso agresividad o mal rollo. De hecho está mucho más tranquilo en general, más calmado, y si le dejáramos creo que interaccionaría más con ella, aunque de momento prefiero tenerlo apartado, de ella que no de mi, e intento darle muestras de cariño cada vez que no tengo a la niña para que vea que no me olvido de él y que sigo queriéndolo mucho.

Aveces cuando está tranquilo durmiendo y la niña se pone a berrear y llorar levanta la cabeza adormilado y me mira con cara de: Por favor, hazla callar que estoy intentando dormir.

Rasta y los piececitos de Sabela







11 de septiembre de 2012

1 mes


Ayer Sabela cumplió su primer mes. 

El balance de este mes es muy positivo, fueron días de adaptación y aprendizaje. Una adaptación bastante agradable en general, aunque estos últimos días están siendo un poco más difíciles ya que Sabela sufre los típicos Cólicos del Lactante, que empezaron haciéndonos la vida imposible, a mi, y sobre todo a ella, pero estamos aprendiendo a manejar la situación y a aliviar el dolor en la medida de lo posible. Ahora mismo, hora crítica para estos cólicos, la tengo durmiendo sobre mis piernas, boca abajo y con una bolsa térmica dándole calor en la barriguita. Es un alivio ir aprendiendo como aliviar su dolor y hacerla sentir cómoda y relajada.

Nuestro piso cambió mucho durante este mes, pasando de ser el piso de una pareja, a estar lleno de todo tipo de trastos de bebé, cunas, hamacas, peluches y sonajeros,  chupetes...

Otra  cosa que sufrió muchos cambios durante este último mes fue mi cuerpo. De los 20 Kg. que gané durante el embarazo (Si, 20, para flipar) ya perdí 11. Y así, sin más, sin ningún tipo de esfuerzo por mi parte. Nada más salir Sabela, la placenta, líquidos y demás ya perdí unos 4 Kg. En la primera semana desaparecieron otros 3 Kg, y luego los otros 4 durante las semanas siguientes. Es increíble ver como las cosas van volviendo a su sitio. La barriga, que tanto me asustó durante los días posteriores al parto (parecía una barriga de 5 meses de embarazo) va reduciéndose rápidamente, ya no me queda casi nada. Es genial volver a ponerme mis antiguas camisetas. Cada semana me peso emocionada para ver cuanto he bajado, aunque no creo que vaya a recuperar mis 47 Kg. iniciales, ni falta que hace.

Y por último nos queda conocer la evolución de Sabela, que sabremos mañana que tenemos cita con el pediatra. En la última visita (a los 15 días de nacer) pesaba 3.200 Kg., después de haber salido del hospital con 2.600, y medía 50 cm. ¿Cuanto será mañana?

7 de septiembre de 2012

Mi pequeña Pocahontas

Hoy Sabela y yo estuvimos escuchando, y cantando (esto último sólo yo, de momento ella no me acompaña), canciones de Disney y creo, por la expresión de su cara y lo tranquilita que se quedó, que la que más le gustó fue la que también es mi preferida, "Colores en el viento" de Pocahontas.




Lo cierto es que Sabela parece una pequeña Pocahontas con su pelo negro, ojitos rasgados y piel morena. Está claro que se parece a su padre, y no a su madre de piel pálida y pecosa.

Mientras escribo no dejo de mirar como duerme plácidamente en su cuna. Y aunque decidimos no subir fotos suyas (Bueno, siendo sincera la verdad es que lo decidió D y acabó por "convencerme", que si por mi fuera hubiera llenado el blog, el Facebook y cada una de mis redes sociales con sus fotos hasta el punto en que acabaríais pensando "Menudo coñazo de tía, con tantas fotos de la niña") voy a "saltarme" la norma y subir una foto de como la veo en este momento, aprovechando que la Minnie a la que abraza le tapa la carita.



  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital