13 de mayo de 2013

Novedades

Sabela ya tiene nueve meses. Tiene dos dientes y empieza a asomar un tercero. El mes pasado nos mudamos a un piso nuevo y pintamos paredes rojas, verdes y rosas. Sabela tiene ganas de hablar, aunque de momento sólo dice "Dasta" (Rasta) mientras señala al perro emocionada. Pero creo que piensa que el término "Dasta" engloba a todos los perros en general y no al suyo en particular, pues el otro día gritó "Dasta" mirándo a Nemo. Aun no gatea, pero parece que tiene prisa por aprender a andar. Me abraza con sus bracitos regordetes y se duerme sobre mi hombro. Ahora la gente dice que se parece a mi, lo que me hace una ilusión terrible. Cumplí 28 años. Para el piso nuevo compramos una cama gigantesca (160x200), pero seguimos durmiendo los 3 tan apiñados cómo si fuese una cama nido. Tenemos un felpudo brutal (Foto). Ayer acabé último libro de Albert Espinosa, "Brújulas que buscan sonrisas perdidas", os lo recomiendo. Hoy empiezo El Alquimista, bendito Kindle. Rasta sigue adorando a Sabela, pero si antes la perseguía ahora huye despavorido de ella, pues esta le agarra los bigotes, le tira del pelo y le mete los dedos en los ojos. Pobrecito mío. Pero ella, que lo quiere por encima de todo, comparte con él sus galletas (tendríais que ver con que cuidado las coge de sus manitas) y a él se le olvidan todos sus males. A veces Sabela y yo nos vestimos igual. Sabela es fan de los columpios, la fruta, la música Rock, los collares, el nudismo y los móviles, ordenadores y mandos a distancia (es imposible ver algo en la tele sin que coja el mando y empiece a cambiar de un canal a otro sin parar). Odia las gafas (en cuánto me pongo mis nuevas gafa-pasta me las arranca de la cara sin contemplación), que le cambien el pañal y dormir la siesta. Cómo veis mi existencia gira en torno a un pequeño ser humano de poco más de 8 kilos, y no creo que haya en el mundo nada más gratificante.

Nuestro nuevo felpudo



2 ladridos:

Naar dijo...

Me alegro que vaya todo tan bien, irradias felicidad!!
El felpudo es total, me encanta.
Yo también tenía un perro cuando era pequeña y le hacía todos tipo de cosas, le tiraba de las orejas, los bigotes, el rabo, le metía los dedos en el hocico, en la boca... y él nada, aguantaba. y sí, me comía de la mano y jamás me mordió ni por error. Sabela va a ser muy feliz creciendo con él, estoy segura.
Un beso!

Iriaa dijo...

Tiiiaaaa, además de compartir nombre compartimos edredón!!! jiji. Me gustan tus novedades, y me gustan Sabela y Rasta. Seguro que ya es toda una muchacha jjjj

Publicar un comentario

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital