17 de junio de 2013

Primer día de playa como Mamá


15 de Junio de 2013
Antes ir a la playa era sinónimo de relax total. Estirar toalla, poner gafas de sol y torrarme ante un buen libro, refrescándome de vez en cuándo en el mar sin más preocupación que no quemarme demasiado. Antes la bolsa para la playa incluía una toalla para D y otra para mi (o en su defecto una muy grande), el ya mencionado libro y si nos acordábamos una botella de agua. A veces D insistía en llevar las palas y hacerme correr de un lado a otro tras la pelota.

Ahora tenemos que llevar poco menos que una maleta, con pañales normales para Sabela, pañales de esos otros playeros (super monos de Buscando a Nemo) que se pueden mojar, rastrillos, palas, regaderas, gorro, gorra, camiseta, ropa para cambiarla si se moja, cremas, biberones con agua, frutas, potitos, galletas, toallitas, sombrilla, juguetes... En lugar de sentarme a enrojecer por momentos paseo por la orilla con Sabela cogida de las manitas que sonríe y chapotea emocionada. Nunca olvidaré su primer contacto con el agua y la arena mojada, encogiendo las piernas asustada para no tocar el frío y nuevo terreno primero y pateando alegremente segundos después. Mirando sus pies atentamente, sorprendida ante el frío contacto. Rebozarse en la arena y cogerla con sus manitas. Abrir su puño lleno de arena y enseñarmela ilusionada como si hubiera hecho un descubrimiento maravilloso. Comerla. Mueca de asco. Lanzarla y hacer dibujos en el suelo con su dedito. Volver a comerla y sacar la lengua asqueada. Más crema para que no se queme. Nos sentamos un rato a la sombra de la sombrilla a comer frutitas que nuevamente pretende acompañar de arena (¿Cuántas veces tiene que probarla para darse cuenta de que NO sabe bien?). Ahora intenta comerse un palito que encontró escavando. Saluda con la manita a cada persona que pasa y sonríe cuando se paran a hacerle alguna tontería. Parece que puedo sentarme un momento... Pero no, se aleja gateando a toda prisa.

El concepto de playa es completamente diferente de un año a esta parte, pero que queréis que os diga, ahora es mil veces mejor. Y cuando me sonríe con la boca rodeada de arenas intentando quitarse el gorro por enésima vez pienso que este primer día de playa con Sabela es el mejor día de playa de mi vida.


3 ladridos:

Monstrua dijo...

Qué chulo... es lo que tienen los peques, que le dan la vuelta a todo :)

Ser Educadora - BRT dijo...

Que bonito, jo, parece que hace nada cuando aun estabas embarazada!!! para mi primer día de playa con mi futuro bebé aun tendré que esperar, porque nacerá para enero!

SoyBlan dijo...

Ayyyy si es que vamos a la par!!! Eva igualita este verano, señalando el mar flipada con las olas gritando "Aba! Aba! ABA!!" :) A ver si un día las juntamos para ir de pocitas! jaja

Publicar un comentario

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital