6 de mayo de 2015

El Cuscalacho.

Hoy conocí al Cuscalacho. Cuando Sabela, caminando con mucha chulería por el pasillo y levantando primero un hombro y luego otro, me dijo "Mira Mamá, así anda el Cuscalacho", pensé que, como muchas otras veces, hablaba de algún conocido animalillo pero sin acabar de atinar con la pronunciación de su nombre, como cuando me hablaba del "Conio" (Unicornio) o del "Tetemón" (Hipopótamo). También pudiera ser que se tratase de la extraña mezcla entre dos bichejos existentes, del tipo Cucaracha + Carracha (garrapata en gallego), que sumado a su costumbre de pronunciar L en lugar de R diese lugar al extraño nombre, como cuando fusiona el Ratón + Campeón de "Susanita tiene un ratón" y canta  "Y sueña que es un RatónPeón".

Pero no, esta vez se trataba de un ser totalmente fruto de su desbordante imaginación. O eso espero, porque, tal y como me lo describio, como un día me encuenntre con un Cuscalacho, muero de un infarto. 

Según dijo (y fielmente trato de ilustrar) el Cuscalacho es, efectivamente un animal. Un animal ¿pequeño?, todos pensamos en un pequeño bichillo. Pero "Noooo Mamá, el Cuscalacho es un animal enooooorme". Además se parece a un león. Pero solo tiene dos patas. Y es tooodo, toooodo rosa (como no). Lleva un sombrero de lunares (¿?) y, como ya comentábamos, anda levantando primero un hombro, luego el otro, a la vez que se menea hacia los lados. Tendríais que verla. Y bueno, el sonido que hace, lo siento, no puedo explicarlo en letras, el sonido que hizo fue absolutamente indescriptible.

Hay que ver. Y luego se despierta asustada (las poderosas imaginaciones es lo que tienen) soñando con osos, con el miedo que da el enorme Cuscalacho.

0 ladridos:

Publicar un comentario en la entrada

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital